divendres, 29 d’octubre de 2010

ME PROMETI A MI MISMO NO HACERLO

Pero también dije que me apuntaría a un gimnasio, que dejaría la Coca-Cola ( no soy Daniel Johnston, que se bebe cinco litros al día ), que llamaría a los amigos en vez del socorrido SMS para los fines de año, que leería otra vez 2666, que vería otra vez The Sopranos...incumplimos tantas promesas que nos hacemos, ya no te digo las que le hacemos a los demás, que no va a venir de ésta :

Hablaré de la visita del papa. Ayer ví un autobús con un anuncio "Benvingut Benet XVI" : también en castellano, faltaría más. Pagado por los E-cristians. Os voy a hablar de un E-cristian que conozco bién, aunque no mencionaré su nombre, fundamentalmente porque no creo que me lea y tenga su turno de réplica. Cuando mi mujer y yo supimos que estábamos esperando a nuestro segundo hijo, nos quedamos un poco desconcertados, pues fue algo inesperado. No era algo planeado. Así que dudamos. No teníamos claro si en ese momento nos era conveniente seguir adelante. Teníamos todo el derecho. Tomamos la decisión de seguir adelante, y bién que hicimos, pues el muchacho es una maravilla. Pero la otra decisión que hubiésemos tomado, también hubiese sido nuestra decisión. Somos libres, un día bebemos agua y otra vino. No lo quiero banalizar, pero las opciones que se te brindan son las que son. En esa época mi mujer trabajaba para una agencia de valores bursátiles. Su jefe supo de sus dudas y la incitó a seguir adelante con el embarazo, pues había que apechugar con lo que se hacía y otra serie de raídos motivos. No lo hicimos por su influencia, claro, pero el hombre incluso nos dijo que apadrinaba al niño si era necesario, pues el aborto le parecía un crimen. Pasado un año y medio, este hombre despidió a mi mujer pues los beneficios del negocio habían descendido considerablemente como consecuencia de la crisis post-11S de los mercados financieros en todo el mundo. Este hombre era un E-cristian.
Aunque estemos terriblemente influenciados por su bagaje cultural, por el mero hecho de ser europeos, a mí la religión católica no me gusta. Quizás no sea la que menos, pero no me gusta. El hombre éste va a venir aquí a Barcelona a que se le dore la píldora y se le pasee y se la aplauda ( y añadirán los del barrio de mi niñez de la Sagrada Familia : "a que no nos dejen entrar o salir tranquilos de casa durante algunos días"), ésto nos va a costar dinero y molestias, a todos; según no sé quién, es el mayor acontecimiento en BCN desde los JJOO del 92. Venga ya, por favor, no jodamos. Cómo podemos venerar y saludar a este tío, que es el que deja que la gente coja el sida porque no permite ponerse una gomita. Quién es para decirle a la gente con quién y para qué han de echar un polvo si les apetece y no hacen daño a nadie. Por qué no dedica esos días, y nos ahorra el placer de su visita, a arreglar y poner orden en el nido de peredastas en que se ha convertido su parroquia.
Casualmente, o no, en USA ha florecido un movimiento de músicos con un potente vínculo relacionado con cierta fé cristiana. Como son muchos, lógicamente ha salido alguno que es bueno. Entre ellos reluce Sufjan Stevens, al cual el RDL de Noviembre dedica su portada. No conviene juzgar la música por la ideología o la creencia de quien la hace. Aún me dan arcadas de recordar las pretenciosas y pedantes y recargadas respuestas de la entrevista a Sting que sale hoy en La Vanguardia. Poner música sinfónica a las canciones de Police ( para envolverlas y venderlas, eso sí ), qué asco.

Así que en esta entrada de pomeriggio y, con posibilidades de regresar esta noche, remataré con dos canciones con poco que ver.

Los Pulp, que ya tardaban en aparecer, con una elegante pieza que Jarvis Cocker empieza con esta, adecuada para este fin, frase : I'm not Jesus 'though I have the same initials para rematar con I have to make this water wine, but it's impossible

http://www.youtube.com/watch?v=93rhlneqysQ

Y, sabiendo que alguno se echará las manos a la cabeza diciendo qué coño hace esta aquí una muy sensual y desinhibida ( y por tanto pecadora ) Britney Spears, con un absoluto bombazo (y por supuesto una de las pocas canciones que me gusta de ella ). Para que veamos que se puede aprender de los hijos : el parón en el 0:58 y en el 1:56 más el uso del Auto-Tune son hallazgos !!

1 comentari:

  1. A estas alturas de la película, ya sabrás lo que pienso de las religiones.
    No salvo ni una. Funcionan y por eso perviven, pero quiero pensar que tarde o temprano la moral pueda mantenerse sin necesidad de apoyo en miedos, culpas, odios, supersticiones y borreguismos varios.
    Me había arrancado con citas de la Biblia realmente curiosas pero todo eso incita al mal rollo. Y no está bien. Para enmendarme, me recrearé pensando en cosas bonitas que puedan salir de las fes, como la sincera admiración que me merecen catedrales, mezquitas y otras obras religiosas, como templos egipcios, a cuyos dioses se rindió culto bastantes más siglos que a los recién llegados crist…, ….. que te pares “cony”.

    En fin. Me molestan las canciones que tienen la palabra dios de por medio. Pero hay excepciones. Y alguna muy gorda. Conoces Boggie Nights. Me sorprendió esa peli.

    http://www.youtube.com/watch?v=1mbh2HtJQ4k&feature=related

    Esta misma canción se utilizó al final de Love Actually, que guste o no, tiene una parrafada inicial que comparto plenamente desde mucho antes de que se hiciera esa película.

    http://www.youtube.com/watch?v=pTRpDo552i4

    Perdona el rollo, pero es que me empujas. Bona nit.

    ResponElimina

Segueix a @francescbon