dijous, 30 de setembre de 2010

REPETIDOS ARRANQUES EN FALSO

Ya eran demasiados los días sin recuperar el tema central de toda esta aventura, hemos hablado de unas cuantas cosas extrañas esta semana y de repente me encuentro alejado del hogar, en tierra extraña que mis pies no reconocen. Vuelvo a casa.
La intro personal : no acaba de gustarme eso de ser una persona amena ( y mucho menos si fuese una contracción de amena-zadora ) : amena es una revista que te encuentras en la consulta del traumatólogo, la lees porque te aburres, porque no hay otra cosa. Pero no deseas romperte algo o no recuperarte de esa molesta contractura para volver a esa sala de espera y leer revistas amenas !!. Bueno, habrá que conformarse con lo que hay. Adjetivos que me gustarían ? Mordaz, incisivo, agudo, preciso, ( parecen pequeños matices de un mismo concepto ). No me gusta sesgado, no me gusta sibilino ( esta última parece una palabra que se acerca reptando por el suelo de la habitación ).
Amena era el nombre de una compañía telefónica ( creo que su color era el violeta ). Parece ser que los sesudos cerebros del marketing más moderno opinan que los nombres con A tienen implicaciones comercialmente positivas. La compañía fue absorbida por un grupo francés y ahora se llama Orange, y su color, claro es el naranja, todo muy lógico, tan lógico que es de una obviedad que me hace bostezar ( aunque habría que preguntarles a las zanahorias por qué su color no se puede llamar zanahoria y tiene que llamarse naranja ).
6Q se pasó por aquí y habló de sus 33 versiones de la canción Sunny. A mí me gusta la original, pero me encanta la de Boney M., con su  intro, su cadencia, su diálogo entre cuerdas, su  luminosidad. Para que veamos que en agosto también pueden pasar cosas malas, el autor de la canción, Bobby Hebb, murió el 3 de este mes, hace apenas un par de meses. Recuerdo que La Vanguardia le dedicó un artículo, y aunque sólo fuese por esa canción se lo merecía . The dark days are gone and the bright days are here. Me gustan los artistas que hacen versiones, me gustan las que se hacen con respeto y veneracíón, me gustan las que se hacen con descaro. Hay versiones mejores que los originales que las inspiraron. No me gusta Suicide is painless en versión original, lánguida, sosa. La cogen los Manic Street Preachers, la electrifican, le añaden morbo ( uno de sus miembros realmente se suicidó ), y ahí tienes una joya pop.


Podría enrollarme en exceso hablando de versiones, pero lo dejaré en dos : a los de mi generación José Feliciano nos sonaba a un ciego pesadito con una guitarra que aparecía en insufribles programas en canales nacionales los sábados por la noche. Sólo cuando pasa un tiempo te das cuenta de lo genial que es esta versión de una canción, casi veraniega, que convierte en otoñal : All the leaves are brown and the sky is grey


A los parroquianos ( juro que es la última vez en mi vida que escribo esta horrible palabra ) que se lanzaron con lo de las películas debo decirles : cumplí mi palabra y excepto Once, que no acaba de bajar nunca, ya dispongo de todas las películas prometidas para irlas viendo : Sunset Boulevard, Cidade de deus (ésta ya la tenía ), El jovencito Frankenstein ( que revisitaré ). Tardaré unos días, pero algo diré de cada una. A ver si vosotros tomáis un poquitín más la palabra, córcholis ( otra palabra que no repito ). Hace días que las chicas no dejan constancia de su presencia ( eso creo, sigo investigando sobre un comentario, te encontraré... ) y son 6Q y el bienvenidísimo Rich quienes están dando soporte. Os hablaré de Rich, o de la versión de él que conocí hasta los 17 años ( qué tierno, mare meva !! ). Ahora debería despedirme antes de irme por las ramas con otro tema pues, tras tantos días secuestrado por temas tangenciales, recordar la música, los libros, las películas, las series (otra vez The Wire mencionada en el suplemento de Cultura/s de La Vanguardia de hoy !! ), que son el detonador de mi presencia aquí, me ha sobreexcitado, y debo (hormiguita vs cigarra ) guardarme algo para ésos días que me cuesta tanto.

Me ocurre algo con las cantantes de color. Me fascinan en su primer disco, me enamoro de ellas, me deslumbran sus primeras obras. Luego, el sindrome del difícil segundo disco me da la impresión de que empiezan a repetirse y que caen en ese edulcorado balance entre baladas y rapiditas que acaba desgraciando su carrera. Pasó con Neneh Cherry, pasó con Macy Gray, no pasó con Lauryn Hill ( tras once años aún no ha sacado su segundo disco ), y casi me pasa con Erykah Badu. Pero su primer disco es tan grandioso que, a ella, le perdono sus errores. Y como hoy la cosa iba de pedantes estrofas en inglés ... work ain't honest but it pays the bills.

1 comentari:

  1. ¿No te ha pasado nunca que ves alguna expresión artística (cine, teatro, libro,...) que te gusta, pero que crees que sólo puede gustarte a ti? Pues olvida ONCE. Tengo debilidad por las pelis hechas con poco dinero y que sorprenden por encima de grandes producciones. Esta es una pequeñísima producción irlandesa que obtuvo buenas críticas y premios, pero que tengo la sensación de que sólo me gustó a mi y a alguno más. Temo que después de la paciencia por descargarla, luego me busques por la calle para pegarme.
    Disiento por lo que respecta a Suicide... Me gustaba hasta la versión cantada en Mash, aunque el ritmo aburra a los caracoles.
    Saludos,
    6Q

    ResponElimina

Segueix a @francescbon