dilluns, 25 de març de 2013

FOTOGRÁFICO


De muy jovencito, casi de niño, pintaba al óleo: unos horribles cuadros que no sé por dónde andarán: repletos de sentido de la proporción esquizoide, coloreo abigarrado, falta de sentido de la luz, titubeo en el uso de la espátula, imprecisión en los detalles, o, lo que generalmente podría resumirse en falta de técnica pictórica. Por un tiempo creí engañarme a mí mismo abrazando la abstracción, donde, consideraba, esa carencia podría pasar desapercibida. Otro error de magnitud. Mi fase abstracta se caracterizó por un uso naïf de los colores, que bien pienso que ahora podría ser definido como Mondrian daltónico y con el mal de Parkinson en fase discontinya, más una serie de apropiaciones tan disparatadas como, quiero pensar, enternecedoras. Tuve una micro-fase, cuando comprendí que el gasto en bastidores excedía de toda lógica, en que me dediqué al arte cósmico: esferas de colores con ligeros sombreados, que flotaban sobre espacios inertes. De toda mi experiencia pictórica creo que mi mayor obra fue una pintura de una vieja plancha, apenas de 25 x 15 cm., donde volqué tanto mi escaso talento que decidí abandonarlo.
Puede que por ese motivo siempre haya sido un defensor del arte abstracto: pintando planetas de sistemas solares ignotos es como me sentía más creativo. En cualquier caso, poca cobertura le he dado en este blog a la pintura. Limitada a uno de mis iconos, Paul Klee, ese pintor que me desmintió que simplemente había que dejar los pinceles y el brazo expresarse por sí mismos. Un pintor que pintaba con el cerebro. Y creo que puse a Picasso, también. Y puede que a Hopper.
Pues ahí va el volantazo. El otro día me enteré que en el Museo Thyssen de Madrid hay una exposición de pintura ultra-realista, o foto-realista. Busqué a través de la red y me quedé alucinado. Siempre había sido un defensor del argumento: si existe la fotografía, el arte ha de ser no figurativo. Pero van estos cuadros y me lo desmontan: leo sobre las técnicas para su confección, complejas, meticulosas, casi arquitectónicas y científicas, y me quedo fascinado, fascinadísimo, en particular con Richard Estes, pintor urbano a rabiar que incluye su firma por medio de bromas, camuflada en los montones de rótulos que reproduce con un rigor y un sentido de la precisión que obliga a redefinir la palabra paciencia. Los reflejos, las aguas, los cristales, las texturas de los brillos. Empezar a renunciar a principios que pensaba que eran irrenunciables. Signo de qué coño va a ser, madre mía. Donde está Wally, buscad la firma.


55 comentaris:

  1. Joder! No la veo. Pero para mí que el cuadro de arriba es del 2005 y el de abajo del 2001. No sé, digo.

    Por ahí vendría bien un post de Joan-Josep Tharrats.

    Saludos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bueno: yo solo he visto la del primero: es un reflejo en rojo, al lado del rótulo que pone Danone, donde se ve, al revés, ESTES 2005. El de abajo aún no lo he visto, a ver si Lleonard lo explica... Saludos y gracias.

      Elimina
  2. ¡La encontré! (eso sí, en el 2º solamente) Me pediré un menú...

    No conocía a este pintor y es espectacular.

    En su día me impactó un cuadro de Gustave Caillebotte que sin ser fotorrealista, tiene una de las mejores representaciones de la lluvia que he visto jamás http://parkstoneinternational.files.wordpress.com/2012/09/rainy-day1.jpg

    PD: Gracias, acabas de recordarme que de niño yo también pinté. Había olvidado las clases de pintura, la profesora anciana y su galería que daba al único parque de mi pueblo, la compañera y sus gafas, el único cuadro que conservo en alguna caja... Ha sido bonito tener este chute inesperado de nostalgia.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Quid pro quo!! desvelé el de primero pero no sé donde está el segundo...preciosa pintura también, la de Caillebotte. Le veo un aire Modigliani, y no sé ni por qué.
      Vaya: un post con aires de magdalena de Proust ( o de Ratatouille).

      Elimina
  3. Este señor Estes tendrá algo que ver con el jefe de Carrie?

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues no creas que no pensaba en la cuestión de la similitud del apellido... por cierto, murió uno de los guionistas.

      Elimina
    2. Jajaja, yo había pensado lo mismo que Villacresporker. Ando estos días con la 2ª temporada.

      Elimina
    3. El mundo está inter-relacionado sutilmente, de ello estoy seguro.

      Elimina
    4. Pues si el guionista que murió es quien le hizo decir a Abu Nazir la monumental línea And they call us terrorists..., habrá que seguir pensando sobre los métodos ocultos de la CIA...

      Elimina
    5. No creo que Homeland se mantuviese sólo de un guionista. No en USA.

      Elimina
  4. Quizá alguien, en este living, pueda desasnar a este sureño: ¿dónde, exactamente, se encuentra el Arte, si excluimos la mera (y asombrosa, y superlativa, e impresionante) habilidad técnica? ¿Basta con ella, para que estas obras sean de verdad artísticas?
    Aclaro: no me disgustan, en absoluto. Es más: si pudiera, acaso las colgaría en mi living (previa discusión acerca del mercado del arte, hijo prestigioso pero igualmente bastardo del capitalismo).
    Me gustan, sí.
    También me gusta la carne argentina. Y no es arte.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me he interesado por el proceso de confección de los cuadros de Estes, por el trabajo previo, que es casi de ingeniería, y no tengo la más mínima duda de que la meticulosa aplicación técnica traspasa con creces la barrera. Para mí no hay la más mínima duda. Y me encanta la composición coral de sus cuadros.

      Elimina
    2. Horacio: Para mi modesto entender, no hay diferencia entre estos cuadros y la obra realista del maestro Ernesto de la Cárcova (y si entramos a discutirlo, entramos en la zona del disparate- no literal, is not an advice, sir)

      Los movimientos artísticos han dado muy a menudo en reflejar ciertas realidades. Desde su perspectiva, por supuesto. Estes y De la Cárcova representan realidades muy disimiles, que nos pueden llegar en mayor o en menor medida. Pero la esencia de su obra es la misma.

      Perdón si dije un disparate.

      Elimina
    3. De La Cárcova! otro que no conocía... menudo tratamiento de la luz y las sombras. Seguro que habrá quien mencione influencias, que si Vermeer que si los impresionistas, pero vaya buen pintor. Estamos hechos unos señoritos entendidos hoy! A mí es lo que me pasa cuando se paraliza la Liga (para quien no lo sepa el fútbol de la selección española me la trae al pairo: no conozco apenas a esos tipos con ese uniforme).
      Gracias por los comentarios.

      Elimina
  5. Villa: no hace mucho me preguntaba (en público) si no era el lector quien "completa" a un libro al leerlo. No lo sé, en realidad; no es una propuesta, apenas una pregunta. El terreno en el que me siento más cómodo, por mucho, no es la plástica, ni la literatura, sino la música. Y es fácil comprobar en él que no hay -perdón, pero lo diré de nuevo en voz un poco más alta: NO HAY- parámetros inamovibles, pautas que permitan decidir (diríamos que asépticamente) si una obra musical es o no una obra de Arte. Sí las hay para identificar una porquería; creo que acordaremos en esto.
    Me permito copiar y pegar unos párrafos de un @ privado que envié hace poco, a propósito de Estes:
    "Klee golpea, sí, y acaso sea ése el único y monumental secreto del Arte. Y también, acaso, su decisivo factor excluyente: lo que golpea a Fulano, puede no golpear a Mengano: Arte para aquél, no-arte para éste.
    Creo que el arte está tan sobrevaluado cuanto subestimada está la artesanía. En este último rubro pondría yo a Estes: un fantástico, casi sobrenatural artesano. No tengo la culpa (¡tampoco él!) si no me golpeó.
    Y aclaro que tengo conciencia de la temeridad implícita en la poco humilde actitud de estar arriesgando opiniones después de sólo haber visto un par de obras en la pantalla de un monitor... y -encima- ante alguien que, seguramente, sabe mucho más que yo."

    No creo que sea casual que la obra más conocida de De la Cárcova sea "Sin pan y sin trabajo". Me pregunto, humildemente: ¿no será porque algo en ella golpea? No recuerdo ahora si se trata de otro trabajo de él (creo que sí), en el que se ve a un grupo de trabajadores de la construcción, comiendo a la hora de descanso. Es la misma técnica, la misma escuela realista (no hiper-, ni foto-), y el mismo golpe que en sus naturalezas muertas. Pero en estas últimas no me golpea tanto como en aquellas...
    Por eso me atrevo a sugerir que es aquel que incorpora (a sí mismo) la obra artística quien, de algún modo, la completa y la redondea. Redondea, sí... aun a Mondrian (pequeño guiño geométrico).
    Si no fuera así, sería aún más difícil entender por qué algunos sólo encuentran grandilocuencia vacía en (por ejemplo) un conmovedor pasaje de una sinfonía de Mahler.

    (Y quedaría, aún, hablar un rato de la tilinguería... que vendría a ser como las moscas -inevitables, golosas- que revolotean alrededor del Arte. Ya sea por dulce o por podrido).


    ResponElimina
    Respostes
    1. "Sin pan y sin trabajo", tremendo. Impresiona realmente pararse frente a él. Lo he visto ciento de veces en el museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires. De la Cárcova lo donó, en realidad dicen que nunca lo pudo vender y que por eso lo donó. Yo me preguntaba por qué nadie largo nunca el billete. Una que era artista plástica, además de mi mujer, y que ahora no es ninguna de las dos cosas, me hizo ver hace mucho tiempo que nadie quiere tener tan cruda realidad en el living de su casa. El cuadro es realmente desgarrador. Bueno, por lo menos es lo que a mí me parece.
      Estes te pinta una situación real que bien podes colgar hasta en el baño, si queres. Y siempre están las salas de esperas de los dentistas, o las clínicas privadas, o los bufetes de los jurisconsultos y manchapapeles. Y Estes vende. Cómo no va a vender?

      Y ya que estamos yo también me tomo una licencia y pego esto que escribió un ñato hace ya medio siglo:

      "... -Fijate un poco en Mondrian -decía Etienne-. Frente a él se acaban los signos mágicos de un Klee. Klee jugaba con el azar, los beneficios de la cultura. La sensibilidad pura puede quedar satisfecha con Mondrian, mientras que para Klee hace falta un fárrago de otras cosas. Un refinado para refinados. Un chino, realmente. En cambio Mondrian pinta absoluto. Te ponés delante, bien desnudo, y entonces una de dos: ves o no ves. El placer, las cosquillas, las alusiones, los terrores o las delicias están completamente de más.

      -¿Vos entendés lo que dice? -preguntó la Maga-. A mí me parece que es injusto con Klee.

      -La justicia o la injusticia no tienen nada que ver con esto -dijo Oliveira, aburrido-. Lo que está tratando de decir es otra cosa. No hagas en seguida una cuestión personal.

      -Pero por qué dice que todas esas cosas tan hermosas no sirven para Mondrian.

      -Quiere decir que en el fondo una pintura como la de Klee te reclama un diploma ès lettres, o por lo menos ès poésie, en tanto que Mondrian se conforma con que uno se mondrianice y se acabó.

      -No es eso -dijo Etienne.

      -Claro que es eso -dijo Oliveira-. Según vos una tela de Mondrian se basta a sí misma. Ergo, necesita de tu inocencia más que de tu experiencia. Hablo de inocencia edénica, no de estupidez. Fíjate que hasta tu metáfora de estar desnudo delante del cuadro huele a preadamismo. Paradójicamente Klee es mucho más modesto porque exige la múltiple complicidad del espectador, no se basta a sí mismo. En el fondo Klee es historia y Mondrian atemporalidad. Y vos te morís por lo absoluto. ¿Te explico?..."

      Julio Cortázar, Rayuela, capitulo 9.

      Elimina
    2. Vaya! siempre que los comentarios se prolongan tanto acabo echando de menos tanto a las señoritas: lo siento, siempre las echo de menos, como al bueno de Quien Pereira, sí, señores, aquel que montaba en cólera cuando lo de Galeano... qué lejos parecen estar aquellos días...

      Sobre Klee, lo que un día, también lejano, escribí...aquí.

      Elimina
    3. Vaya maravilla, Villa: parecía que terminaríamos a las piñas, y resulta que coincidimos, cita de Cortázar incluida; no la recordaba, y probablemente me haya resultado, al leerla, casi insoportablemente intelectualoide. Pero alude a lo mismo que me atreví a sugerir: la imprescindible participación del lector/oyente/espectador.
      Tiendo a pensar que se equivoca Oliveira cuando afirma que "Klee es más modesto porque exige la múltiple complicidad del espectador": ¿cómo va a ser modesto, si es más exigente? Por el contrario, lo que me parece es que Klee, él mismo, no exige nada de nadie: él expresa, nada menos, y se c... en el ser comprendido, como cualquier artista que se precie de tal. Es el espectador quien resulta exigido, pero el espectador es un accidente, no creo que un artista cree (de crear, no de creer) pensando en ser comprendido por el espectador; mucho menos para ser comprado por el espectador: algo me dice que el Arte verdadero no va por ahí.
      Ni tampoco por las excentricidades tilingoprestigiocomerciales: el mingitorio de Duchamp, el 4'33" de Cage, y todo lo que requiera explicación posterior. Al respecto, fijate en http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/19-8709-2013-03-26.html , que apareció, curiosamente, horas antes de este minidebate. Una imagen vale.......

      Abrazo.

      Elimina
    4. Yo no sé si no recuerdo si me explicásteis la cuestión del tilinguismo... pero deciros que estoy absolutamente alucinado de que ahora estemos departiendo sobre arte. Lo que pasa aquí es imprevisible, desde luego.

      Elimina
    5. Hay algunas definiciones más o menos precisas para el tilinguismo, entre ellas la mismísima de la Real Academia. Pero prefiero improvisar una que apela a lo actitudinal:
      Espectador tilingo: "No entendí ni medio, pero mejor aplaudo, porque a lo mejor es bueno, y no quisiera quedar pagando..."
      Artista tilingo: "Todos los genios tienen algo de locos; voy a hacerme el loco, a ver si alguien me considera un genio". (O bien, en casos más patéticos: "voy a hacerme el loco, para que todos se den cuenta de que soy un genio").
      Una de las características omnipresentes en la tilinguería es la utilización de lenguaje hiperarchisuperhermético, allí donde la misma idea podría expresarse de modo más accesible, al alcance de la comprensión de cualquiera. Pero ya se sabe: la percepción del genio no está (no debe estar) al alcance de cualquiera, según estos mistificadores; ellos esperan una reacción del tipo de "A la flauta, qué difícil es eso que dijo/escribió/pintó/filmó/tocó/etc., debe ser genial..."

      Ahora, con una mano en el corazón: ¿a cuántos conocemos de esta calaña, en el ambiente artístico?

      (Ya sé, ya sé: también en el político. Pero hoy toca hablar de arte)

      Elimina
    6. Gracias: por lo que veo el fenómeno está bastante extendido, aunque no sé si en el español peninsular tiene un término preciso... algo situado a medias entre ser enterado, excéntrico, pretencioso... una palabra que hay que extender, no cabe duda.

      Elimina
  6. Vaya, Richard Estes es un fijo del Thyssen de Madrid, yo estuve hace unos años viendo una expo suya, de hecho me compré hasta el catálogo (seguramente tenía un precio decente). Muchas gracias por la pista, a mi el hiperrealismo me encanta, así que haré lo posible por ir a verla. Hace tb. un par de años dedicaron una exposición a Antonio López, que aunque creo que detesta la etiqueta de hiperrealista, comparte con ellos el gusto por la precisión fotográfica de sus cuadros. Como supondrás aquello era una orgía del detalle y la calidad milimétrica de los trazos, espectacular vaya.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues es un privilegio que puedas ver esos cuadros de cerca. Debe resultar fascinante ver los trazos del pincel comportándose como generadores de una realidad alternativa.
      Vaya frase esta última: no la borro de milagro.

      Elimina
  7. Señoritas? Alguien dijo señoritas? Ah no, perdón, yo de eso tengo poco. Soy una boca sucia y me tiro pedos (entre otras abominadas).

    La última vez que estuve en Madrid vi una muestra de Hopper. Fue curioso, al principio los cuadros me parecieron "meh", pero según fui avanzando la sensación de vacío fue cada vez mayor. Es probable que la calidad de los cuadros variara, pero desde luego los últimos que vi me encantaron. El tipo supo representar la soledad contemporánea (o casi, ya no sé a qué se le puede decir contemporáneo, en dos minutos ya estamos pasados de moda) como nunca lo había visto.

    Mi madre es pintora y profesora de arte, así que siempre que fui a museos o exposiciones tuve una vocecita que me sonaba en la nuca -como si de mi inconsciente se tratara- explicándome cosas. Técnicas, datos, curiosidades. Así fue como aprendí que debía prestarle atención a aquello que hacía algún click adentro mío e ignorar aquello que me resultaba ni fú ni fá. Pero claro, también está aquello (el mingitorio o el 4'33) que me hace hervir la sangre porque me trata como a una imbécil. Es comprensible, la mayoría se deja, no se atreve a decir "esto es una real cagada" por temor a quedar como un imbécil, cuando ya lo está haciendo al quedarse callado.

    Lo más mediocre que he visto a nivel artístico en Madrid fue en teatro. Después de estudiar interpretación y querer dedicarme a ello pensé que lo correcto sería chupar un poco del elemento. Error. Terminé tan asqueada que opté por no ir más. Está bien que la culpa es del lugar, que a Madrid la quiero mucho por sus calles, pero lo que es la cultura, tela tela. Y el teatro. Con lo bonito que es... En fin, ya retomaré los hábitos una vez superado el trauma.

    Les dejo un enlace para los que tienen fbk de la última expo que hizo mi mamá (hay algunos cuadros que me gustan mucho, otros que poco, pero lo importante es que mi madre es monísima y está soltera) http://www.facebook.com/media/set/?set=a.10200379113270658.2191192.1540128904&type=3

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hopper. Cómo me hubiera gustado ver Hopper en Barcelona. Sobre el teatro en Madrid, supongo que todo el que se aparte de la oficialidad pepera debe decantarse hacia lo panfletario. Creo que la gente debe relajarse. Bueno, cuando se enfrentan a la cuestión creativa, la excitación debe partir de una actitud que, hoy en día, es imposible. La página de FB de tu mamá no sale operativa!!
      Gracias por el aluvión de comentarios: voy uno por uno.

      Elimina
    2. ¡Ey, me gusta leer lo que escribe Talita, pero el "Ultims comentaris" segueix sense funcionar, y el único que se entera sos vos! Contanos dónde cayó el resto del aluvión, Francesc.
      Gracias, abrazo!

      Elimina
    3. La página de FB de la señora madre de Talita está funcionando correctamente. Daré mi opinión luego de leer qué le ha parecido a Horacio, si es que le place y se anima a comentar algo al respecto.

      Elimina
    4. Horacio: Talita comentó ayer en casi todos los posts de esta semana: en el de Bowie, en el de Villoro, en algún otro... no más de una semana o diez días atrás en el blog...la señorita hiperproductiva dejó ayer seis bienvenidísimos testimonios de su paso por aquí.

      Elimina
    5. Vuelvo a probar. Pues sí, me gustan, con obvias influencias francesas. Aunque también huelo algo de Sorolla ahí. Felicidades Talita: no hay mejor ambientador que el olor a trementina y a aceite de nueces.

      Elimina
    6. Esto se está poniendo arduo, pero vale la pena: hay que buscar y buscar, tratar de memorizar la cantidad de comentarios en cada post, y reabrir aquellos en los que uno crea percibir que la cifra se ha modificado. Y buscar luego al nuevo, al recién llegado, si es que -como en este caso- no aparece último, sino que responde o continúa algún diálogo allí por el medio del listado. Es divertido, cuando lo que uno busca es placentero; lo opuesto a la sensación de soledad que aprieta cuando, por ejemplo, se busca algún rostro conocido en una multitud extraña.

      Talita, me hace sentir bien, menos solo, que compartas ese sentimiento de "me están cargando" ante ciertas tomaduras de pelo "artísticas". También yo tengo la impresión de que son (somos) pocos los que no "nos dejamos", como expresás muy elocuentemente.

      Villa, tendría que estar mucho más colifa de lo que estoy para no declinar tu invitación/desafío a ser el primero en atreverse a opinar sobre los trabajos de la mamá de Talita, cual si fuese yo un experto en la evaluación de obras pictóricas; lamentaría enormemente haber dado esa impresión, porque no me lo propuse, y porque no tengo una demasiado alta estima hacia quienes se dedican a eso, en ésta o cualquier otra rama del arte. "Callate y hacé algo vos mismo" es lo primero que me sale -o pienso- ante cualquier Crítico con demasiadas ínfulas (la mayúscula quiso ser irónica). A ese respecto, agrego: justamente, lo que me gusta del blog de F. es que no pontifica, simplemente transmite (apasionadamente) sus ideas y preferencias, sin pretender cátedra alguna. Parece una diferencia menor, formal. Y sin embargo se trata de eso tan intangible, casi, que establece la diferencia entre dos posibles reacciones ante un eventual desacuerdo: la que va del "Discrepo con vos, yo no lo veo de esa manera" al "Qué pelotudo, con este tipo ni vale la pena discutir".
      Opinar, además, sobre fotografías de cuadros colgados me parece demasiado audaz; ni siquiera se trata de fotos de detalle, sino de ambiente.
      Y además -por sobre todo- yo de pintura no sé nada. Como de tantas otras cosas. Si aludí al trabajo de Estes, si nombré a Klee, a Mondrian, a De la Cárcova (lo nombraste vos, en realidad; yo sólo te seguí) fue sólo para hablar de lo que a mí me pasa ante ellos, no de ellos. Hasta ahí me atrevo. Más no.
      En ese plano, sí digo que me gustaría mucho estar parado (vestido, no como en el fragmento de Cortázar que transcribiste) ante esa tela de gran tamaño, en matices de azules y celestes, que apenas se entrevé en la foto escorzada. Creo que puede gustarme mucho.
      Eso, y agregar -respetuosamente, desde luego- que tiene razón Talita, cuando alude a "lo importante", en sus últimas líneas, antes del link.

      Saludos a todos.

      Elimina
    7. Mientras los holgazanes de Blogger no arreglen el gadget de últimos comentarios, estamos condenados a esa pérdida de tiempo adicional. Agregaré sobre el tema del arte que el último punto de veredicto sobre un cuadro es poner las narices sobre él y ver el vigor del trazo. Ahí: en ese surco, está la verdadera imagen del pintor. Está escrito su sufrimiento o su aburrimiento o su excitación. Mientras, lo que se ve a través de los pixeles es una mera aproximación al 70 por ciento. Y a mí los cuadros de mamá Talita me gustan: son luminosos y son marítimos. Aunque he de acercarme más: lo que ahora veo cuando los recuerdo son pinturas alrededor de un elemento poderosamente central, y yo siempre he sido mucho de puntos de fuga.

      Elimina
    8. Halaaaaa, qué de comentarios!!!

      Amos por partes: el tema del teatro en Madrid (por lo menos el de hace un par de años), la mediocridad del teatro, creo que tiene que ver con que la base ya viene fallada. La RESAD (la escuela oficial de teatro) está repleta de profesores -y alumnos, por supuesto- con la apertura mental de un centollo, y las pequeñas escuelas de pago se dividen en dos: las normalitas, como la mía, que te dan una base como para zafar, y las de estrellas: dirigidas por "estrellas" (actores retirados que se dedican a torturar a sus alumnos con la excusa de la técnica) y destinadas a gente que quiere ser una "estrella" (que quieren actuar en Los hombres de Paco). Y bué, esa es la gente a la que en teoría le interesa el teatro. Imaginate los pelotudos que van al teatro porque mola, lo que podés ponerle en frente. El inodoro, el 4'33 y un enano gritándole lo imbéciles que son. Exitazo de taquilla.

      Qué lindo lo que dice Horacio, que le gusta leerme, así da gusto aparecer! Hace poco volví a escuchar después de mucho tiempo el vivo de Silvio Rodríguez y Pablo Milanés en Argentina, y pensaba que fueron las primeras canciones que empecé a canturrear. Es lindo pensar que todos estamos inevitablemente conectados.

      Es verdad lo que dices de Sorolla con respecto a las pinturas de mi madre, Francesc, no me había puesto a pensarlo. Aunque esa luminosidad es difícil de conseguir. A mí me gusta los colores que usa y me gusta cuando se tira más a lo abstracto. Y pueden decir lo que se les antoje, eh, que yo soy la primera que le dice lo que me gusta y lo que no. Derecho de hija que le dicen.
      Acá hay otro link, pensé que no estaba activo por eso no lo pasé el otro día (lamentablemente no está el que menciona Horacio, que es muy bonito, pero si pispean entre los dibujos van a encontrar una talita mínima): http://mabelbaezsposato.blogspot.de/

      Y en lo que estamos también de acuerdo todos (además de lo que mi mamá es muy guapa) es en que desde que no está el gadget de los comentarios el mundo es más gris.

      Elimina
    9. Pu. Me tiene frito el tema del gadget de comentarios, más cuando entro en otros blogs de blogger que lo tienen y les va.
      Sobre mamá, la guapa pintora: me gusta esa que yo diría que es la etapa de los sombreros, como una evolución. Todo un complejo reto para un psiquiatra, el tema de los sombreros ocultando las caras.

      Elimina
    10. Lo que nos remite inmediatamente a Breaking bad, donde no la oculta sino todo lo contrario...
      ¿Todo tiene que ver con todo, o yo estoy más colifa de lo que parece? (Ése puede haber sido un "o" incluyente, como el operador que a veces se usa en Lógica Proposicional).

      Yo uso sombrero. Para que la lluvia no me moje los anteojos.

      Elimina
    11. Curioso lo de los sombreros: Mad Men no tuvo suficiente tirón para ponerlos otra vez de moda. Sin embargo el Borsalino (que siempre he relacionado con la escena Ska y el sello 2 Tone) tuvo un regreso fugaz.

      Elimina
    12. Funciona, funcionaaaaaaa!!!!!!!!! El gadget ha vuelto, nuestras plegarias han sido escuchadas!!

      Todo tiene que ver con todo, sí señor. Sino se perdería mucho la gracia. Yo sombrero no uso, pero anteojos sí, que dicho sea de paso hoy retiré los nuevos que ya no veía tres en un burro. Y Axel usa bigote. Desde mucho antes que se pusiera de novia.

      Francesc, te han reclamado en mi página (http://www.facebook.com/talitraveler).

      Elimina
    13. No hay que descartar nada ante el hecho de que el gadget haya regresado justo en Pascua. Suena a intervención divina.

      Elimina
    14. Y... es una especie de resurrección, después de todo.

      Elimina
  8. Una cosa enorme y un gustazo leer todos estos comentarios.

    Siento (luego de escribir noto la variación entre "siento" y "pienso". Lo dejo así) que me inclino hacia la opinión de Horacio: el público complementa el arte dependiendo de las subjetividades propias y compartidas. "Creo que el arte está tan sobrevaluado cuanto subestimada está la artesanía." La frase me golpea.

    ¿Podría ser que el arte se puede analizar en "capas" como si cebolla fuera? (guiño a Shrek; innecesario) Digamos que el uso de la técnica, por parte de Estes en este caso, es artística, más no el cuadro en sí; como resultado. ¿Se puede o se lo complica más? ¿Si la técnica es muy simple, pero el resultado "golpea", le quita mérito artístico? Creería yo que no.

    Sin intención de imitar, y por pura casualidad e intromisión del facebook, me encuentro con un poema de Borges. Cito un fragmento (qué cosa, argentinos por todas partes):

    "Cuentan que Ulises, harto de prodigios,
    lloró de amor al divisar su Itaca
    verde y humilde. El arte es esa Itaca
    de verde eternidad, no de prodigios.
    También es como el río interminable
    que pasa y queda y es cristal de un mismo
    Heráclito inconstante, que es el mismo
    y es otro, como el río interminable."

    De nuevo, ¡gracias!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues observaréis que mi limitada entendedera elude un pronunciamiento excesivamente intelectualizado sobre el arte. Arte es una palabra positiva pero obra artística se acerca a lo pretencioso. Me he acostumbrado a ser un chulo narcisista ahí. Me afecta, me sacude alguna emoción en algún sentido (excluyendo algunas, sin poder muy bien concretar cuales): pues es arte.
      Gracias por los comentarios, Ronny !! Esperando tus cuentos!!

      Elimina
    2. Me hiciste pensar en los chinitos de 4 años que se los llama prodigios por tocar el piano maravillosamente. La gente se fascina con esas cosas, como se fascina con el hiperrealismo; cuando son cosas que se consiguen por pura repetición y práctica. No les quiero quitar el mérito, que hay que tener cojones para conseguir esas cosas, pero creo que en todo caso no es mérito artístico. (Abro otro debate).

      Elimina
    3. Cuando he leído el proceso de Estes para llevar a cabo su obra, aunque contenga infinitos matices técnicos, no lo he dudado. Es un artista, aunque lo manifieste de otra manera, en la elección de temas, en la escenificación casi teatral de sus pinturas. En lo que sea, pero lo es.

      Elimina
    4. Cuando Francesc habla de que Estes es un artista en el proceso de creación (entendí eso, corregirme si no es) imagino que hay una relación con los libros, con algún tipo de literatura, pero no la logro concretar. Artístico en el proceso, la obra es pura técnica. ¿Poesía de academia? Tal vez ustedes lo digan mejor.

      Con los chinos, gringos, etcétera, pianistas, los mismo digo, Talita: no veo el arte, veo técnica. Mérito en la preparación, dedicación, por supuesto.

      Elimina
    5. La técnica en el proceso de creación es necesaria: pero la intención es artística al cien por cien.

      Elimina
    6. Sólo para molestar, y ya que Talita y Ronny reavivaron las brasas:
      Francesc, puedo estar equivocado, claro, pero a mí me parece que si todo fuera tan sencillo (vaya, "sencillo"...) como una simple operación aritmética, intención artística+dominio de la técnica, andaríamos de obras de arte hasta las rodillas...
      Esto de escribir comentarios es muy parecido a pensar en voz alta: uno no trae predigeridas todas estas ideas, las va desarrollando, casi improvisando, sobre la marcha. Luego de escribir la última frase del párrafo anterior, se me ocurrió pensar en que aquellos dos términos de la sencilla suma no son independientes, están vinculados entre sí, cada uno de ellos reclama y necesita del otro, y se estimulan mutuamente. (Caramba, suena involuntariamente erótico lo que acabo de escribir; no fue mi intención. Creo...) Un ejemplo posible -deliberadamente trivializado- sería el de un señor que se compra una cámara fotográfica sencilla para retratar a su familia en las vacaciones en la costa; puede quedarse en eso para siempre, pero también puede iniciar uno de los dos siguientes caminos, que conducen al mismo lugar: o bien le pica el bichito de estudiar los secretos de la fotografía para lograr fotos mejor acabadas técnicamente (en cuyo caso resultará casi inevitable que abandone a su mujer y a los niños como modelos, para pasar a buscar otros motivos fotográficos más ambiciosos), o bien los abandona primero (puede que literalmente) al encontrar, efectivamente, otros modelos. U otras modelos. En este caso, el estudio de la técnica y el cambio de sus equipos por otros más sofisticados será consecuencia y no causa, pero el resultado final, al correr de los años, será el mismo: un tipo con intención artística, y con buena técnica. ¿Y ya está, eso es todo?
      Yo creo que no... que hay un plusvalor, el talento, nada menos, que viene a ser lo que permite trasponer en algún momento ese límite difuso (y hasta móvil, quizá) entre un artesano y un artista.
      ¿Por qué dije móvil? Y... porque si la condición de artista fuera como una meta, un objetivo fijo a lograr, entonces podría suponerse que una vez alcanzado ya nada nos sacaría de allí, y estaríamos condenados a producir obras de arte por el resto de nuestros días. Y no es así... Francesc mismo nos ha contado varias veces sobre (por ejemplo) músicos que producen un primer disco excepcional, y luego jamás vuelven a alcanzar ese nivel, en toda su obra posterior. ¿Qué pasó? El dominio técnico está allí (si no, no habría existido esa primera obra maestra). La intención artística también (nadie se propone "ahora voy a componer una porquería", y menos -supongo- cuando su trabajo anterior fue tan elogiado). Y el talento también... a menos que el talento sea volátil, esquivo, caprichoso, un pájaro impredecible que se posa en nuestro bastidor, en nuestro procesador de texto o en nuestro instrumento musical cuando se le da la realísima gana, y no cuando lo convocamos. Y que puede, además, dejarnos nuevamente solos en la mitad de la obra...
      ¿Entonces......?

      Podría, aún, volver a la carga con algo ya debatido: ¿el talento requiere de otro(s) para ser apreciado, o se basta a sí mismo?

      Bueno, ahí tienen. Se me vació la copa de Malbec, voy a servirme más. Pueden ustedes destrozarme cuando vuelva.

      Elimina
    7. Ya doy por descontado el talento de Estes: los cuadros son composiciones de imágenes reales pero en partes, él compone su coreografía o escenificación o como se llame. Consigue que cada una de ellas sea una especie de novela en la que cada componente parece contar una historia.

      Elimina
  9. EL ARTE ES CAGARSE DE FRIO, ESTES DONDE ESTES.

    Perdón, #Soy muy básico.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Villa! que estamos hablando los mayores! A la cama sin postre!

      (por cierto, viste cómo solventé el microcontubernio de la foto?)

      Elimina
  10. Bien... hasta aquí llegamos, parece.
    Está bien, 50 comentarios es un número redondo, queda bonito.
    Déjenme contarles que, a propósito de estos tanteos acerca del Arte, recordé uno de los "Sueños" de Akira Kurosawa, aquel en que un estudiante de Arte se encuentra con Vincent Van Gogh en el Campo de trigo con cuervos, y mantiene con él un diálogo (o, quizá, más bien lo escucha discurrir brevemente acerca del Arte en la Naturaleza y en el artista).
    Casi un cuarto de siglo ha pasado, quizá hoy pueda haber quedado desactualizada esa cierta linealidad en el relato, o alguna otra minucia. Pero creo que es una belleza ese capítulo de un film único. Si alguien decide revisitarlo (palabra muy utilizada por el tilingaje, F.), acuérdese de mí.

    Para cinéfilos: el personaje de Van Gogh es interpretado por Martin Scorsese. Y la secuencia onírica en la que el muchacho se pasea por los paisajes de Vincent fue lograda por George Lucas, y su Industrial Light & Magic.

    Una más, con perdón: he visto horrores de traducción en los subtítulos de subdivx; si es posible, sería bueno conseguir la ayuda de algún angloparlante (es el único sueño hablado en inglés -y algo de francés- en todo el film).

    Los dejo en paz, me vuelvo a la cueva.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Cuando consiga disponer de media hora libre prometo dedicarme a ver esa escena: Scorsese de actor es algo que no puedo imaginarme. Gracias por el comentario, pero no contabas con mi habitual contestación y 51 ya no es tan redondo como cifra. Hay que ir a por el 60.

      Elimina
    2. Yo me había quedado con ganas de opinar sobre el tema talento/técnica, pero antes me apunto la peli. Creo que no he visto nada de este buen hombre, a pesar de que su nombre me suena una barbaridad.

      A lo que iba: simple, como pongo yo las cosas. Se puede tener gran talento, pero si no se hace nada con él es igual que no tenerlo. Se puede tener gran manejo de la técnica, pero si no se tiene sensibilidad (creo que es la palabra que más se adecúa al arte)... dedicate a la ingeniería. Hay quiénes tienen algo de talento pero que trabajan como negros y llegan lejos por el esfuerzo. Hay quiénes tienen muchííísimo talento pero que se rascan los huevos (con perdón) y ahí están, tirados en su sofá. O sea: hace falta talento (aunque sea un poquitín), sensibilidad (de esa mucha) y trabajo (de eso un montonazo, una bocha, mogollón). Hale, a currar!

      Elimina
    3. Si eres delantero necesitas talento: puedes dormir todo el partido pero si conviertes la ocasión de que dispongas, serás la estrella.
      Si eres defensa tienes que trabajar duro: estar en forma e insistir. Pero si cometes un error todo el mundo se dará cuenta de que ese esfuerzo es sólo fruto de insistencia y constancia, de situación límite constante que no se permite a sí misma el más leve reposo.
      Ya sé que no te gusta el fútbol: pero yo, respetando el talento y la insistencia como generadores de experiencia (y de repetición del modo ensayo-error), abogo por el talento. La sensibilidad, en el fondo, es una especie de proyección de la empatía. Toca mi fibra y busco iguales a quien la toquen también.
      Qué lío. Horacio: esto no está claro para nada. No creo que lo esté con menos de 100 comentarios.

      Elimina
    4. Pues si se trata de sumar y sumar comentarios, ha dao usté con la persona indicá.

      Elimina
    5. Dando ejemplo, Horacio! Como he asimilado conceptos de productividad con una voracidad inúsita he estado dándole vueltas a una cuestión. Que mis posts vayan siendo progresivamente más cortos (hasta el extremo de que un día me limite a una frase, que los más despiertos deberían ir contemplando la posibilidad de que sea una orden directa) y que los comentarios sean, por norma, de un mínimo de párrafos. Ya hay que acabar con estos comentarios de "bien, F". Es que aquí falta óptica empresarial, siempre lo he dicho. Bueno, no lo he dicho pero lo pensaba. Pero lo pensaba mucho, si fuerais más espabilados lo hubierais notado.

      Elimina

Segueix a @francescbon