dijous, 23 de setembre de 2010

LOS FUNDAMENTALES


El escorpión se acerca a la rana que está en la orilla a un lado del río.
- Por favor pásame al otro lado. Déjame montar sobre tu lomo.
La rana se aleja dos pasos.
- Ni hablar, puedes picarme con tu aguijón y moriré.
El escorpión replica :
- Cómo voy a picarte mientras me estás cruzando.
La rana accede. A medio cauce, siente una picadura en su espalda.
- Por qué lo has hecho ? Ahora moriremos los dos !!
- No lo he podido evitar. Es mi forma de ser.

Esta fábula, más o menos tal como la estoy contando, aparece mencionada en un diálogo en la película The Crying Game, de Neil Jordan (1992). No sé si mucha gente de los que pasan por aquí la ha visto, la llamaron El juego de lágrimas " ( decente traducción para lo que se estila ). No voy a explicarla : es una buena película británica que empieza de una manera determinada ( el tema del terrorismo del IRA ) y da un giro inesperado en su trama.

A pesar de que sólo sale en la primera media hora o así de la película, me quedó muy grabada la portentosa actuación de Forrest Whitaker, espléndido actor cuya foto ilustra este blog. No es Denzel Washington, claro, está bastante "relleno" y tiene ese curioso defecto del ojo como medio cerrado. Aún así, no ha caído en el arquetipo tan dado a los actores de color, del cine de bandas y esas cosas; salíó en toda una temporada de The Shield, devorando en pantalla a todo quisqui en cada escena en que intervenía, y ha ido haciendo películas bastante dignas. No es de los top, pero mejora cada película en la que aparece.

En The Crying Game también aparecía en un papel, en principio, más destacado que el de Whitaker, un actor llamado Jaye Davidson. Por motivos que no deben ser explicados, su papel acaparaba el contenido de la película. A pesar de eso, y que en un principio no lo hizo mal, de Jaye Davidson nunca más he sabido nada. Cierto que su peculiaridad seguramente estigmatizaba aún más su presencia en otras películas que, irremisiblemente, siempre hubiesen acabado siendo, de alguna manera, evocadoras de The Crying Game. A éstas figuras que obtienen una súbita fama y luego desaparecen se les llama, en el argot anglófono "One Hit Wonders " , algo así, como maravillas de un sólo golpe. Me cuesta recordar ( de eso se trata, claro ) muchos ejemplos : en música no me vienen a la memoria, pues normalmente sigo las carreras de los músicos que me interesan, en literatura, dos ejemplos serían Salinger y Juan Rulfo... alguien me ayuda por ahí ?? En cierto tipo de prensa los One Hit Wonders son recreados a través de artículos estilo Qué fue de.... ? Venga, público, pongamos en marcha la máquina del tiempo...

Acabo de volver de la nevera, de servirme una Coca-Cola, pues no quiero quedarme dormido tan pronto, y vuelvo al teclado, lamentando para mis adentros que La Esteban ( otra vez acaparando cada pulgada de la TV ) no se haya quedado en One hit wonder. Ayer oí por la radio ( y es Rac1 y es una emisora poco sospechosa de ciertas derrapadas pseudohorteras ) que en una curiosa encuesta, de no sé que medio ( tengo memoria para lo que me conviene ) una hipotética fuerza política con esta tipa al frente, sería la tercera más votada, y ( quiero hundirme ) en Catalunya era dónde este triunfo se producía de manera más clara, superando a los partidos independentistas. Yo no sé dónde han hecho esta encuesta, pero necesito, perentoriamente, huír de un lugar así. Sólo queda decidir hacia dónde, y quién me acompañaría. Sé apañármelas solito, pero prefiero que no.
Sobre el 29-S no voy a hablar hoy, no sería oportuno mencionar comunicados coercitivos explicando sopladas de sueldo. Por sus actos los conoceréis. Uno más ( y hoy hubo otro ) para la (ya extensa ) colección.
Boy George (muy adecuado) : Desde el score, y producido, suntuosamente, por los Pet Shop Boys. El vídeo un poco sonrojante, pero dónde estabas tú en 1992 ??



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon