diumenge, 29 d’agost de 2010

DE REPENTE UN (NO) EXTRAÑO ( El epitafio deberá esperar )

Puede que la voluntad sea algo que hay que pinchar cuando está deshinchada. Hoy envié un post desde una incómoda hamaca en una piscina ( donde era imposible tanto leer como sentarse o estirarse convenientemente, como dormirse, eso sí era preciosa, cosas del diseño post-moderno ). Resulta que estaba poniendo en duda mi (capacidad ? ganas ? paciencia ? disposición ? ) para seguir con ésto, que, para ser sincero viene bastante motivada por el mal encaje que estoy teniendo en mi regreso a la actividad laboral.
Pero, para que no vuelva a quejarme de que este año he tenido unas BBlackaciones, la BB sonó con un comentario ( y un comentario a las 5 de una tarde de domingo de agosto puntúa, por lo menos, triple ) que, esto es mi blog y digo casi todo por su nombre, me ha emocionado. Una emoción, eso sí, completamente heterosexual. Sé que está de más decirlo. Así que del empujón al abismo he pasado al empujón, de nuevo, al carril de aceleración. Sr. Starsky ( has de recordar que muchas te llamaban así ), no sabía quien era Richard Dawkins, ahora lo sé, y parece interesante aunque huyo un poquitín de lo que pueda oler a gurú en algún sentido. Pero me he sentido tan bién que voy a seguir su trabajo con mucho respeto. A propósito de ésto sé que hay cierto revuelo con asociaciones ateístas que están criticando tanto la inversión económica como el excesivo interés de los medios por la próxima visita del papa ( insisto que aquí uno tiene que ganarse las mayúsculas... ) Benedicto éste ( no me acuerdo el número, pero no se numeraba a los presos ?? ), tan simpático hombre contra el aborto, la libertad sexual ( claro, menos a los curas pederastas, esos que tengan barra libre que bien jodido es el voto de castidad ), y los condones, que total si los que palman de Sida son un montón de negritos en Africa, seguro que un montón son o musulmanes o animistas ( o sea, de la competencia ).
Anem per feina : aunque puede que cueste arrancar, y que la semana que viene acaba agosto y empieza el baile , algo tengo muy claro del cariñoso y doble pescozón que me ha dado el Sr. Starsky : no puedo abandonar ésto sin hablar mucho de The Sopranos, y aunque hoy no será ese día pues quizás vuelva a degustarla de nuevo en cuanto tenga unas 90 noches libres, debo hacer un prólogo a un comentario. No me gustaría, como he leído hoy que alguien se ha planteado, que hiciesen una película sobre la serie, no me gustaría casi nada ( y el casi consistiría en que la dirigiese o Coppola o Scorsese, y De Niro o Pacino hiciesen cameos ), por una parte porque quiero recordar a Tony Soprano así, en un restaurante esperando reunirse con su familia, con una Pax Soprana recién firmada, con Meadow entrando ( o no ) tras haber conseguido aparcar su coche, con una puerta abriéndose, y zas, se acaba; por otra, porque si a una serie aceptablilla como Sex and The City la han desgraciado haciendo películas sacacuartos y sensibleras con finales felices, por favor, como decía el poeta, déjala así, que así es la rosa ( y ésta llevaba espinas ). Ni secuela, ni precuela. 86 capítulos ya son bastante herencia para la humanidad.
Convencido como estaba de que el público de este blog se restringía a cierto número de amistades femeninas con las que a menudo comparto mantel y menú, por tanto también ámbito laboral, quizás me excedí en comentarios difícilmente comprensibles por profanos. Está claro que hay que evitar ser tan excluyente, hay alguien más ahí. Puede que más de uno.
Y ese alguien ha recriminado mi mala leche en bastantes entradas. I'm 46. Eso pesa lo suyo. No todo ha salido como pensaba cuando tenía 14, 18, 22 ó 25 años, de momento. Alguna cosa ha ido mejor, también. La jodida crisis global se solapa con mi crisis local. Y eso me ha convertido en alguien un pelo sarcástico. Ved Dogville, ved American Beauty.
Nick Hornby escribió una buena novela, How to be good ( y tradujeron el título al castellano bién y todo ), sobre un hombre que escribe una columna llamada El hombre más airado de Holloway. Pone a caldo a todo el mundo, y eso hace que su mujer ( una doctora que hace el bién ) se sienta mal, porque cree que su marido se gana la vida haciendo daño a los demás. El cambia para complacerla y todo se jode aún más. Francesc ( no yo, el otro ) intento comprender tu buen consejo, e intentarlo significa que voy a aplicarlo de verdad ( pero perdí el minutín en la esteban porque me pareció, en algún momento, el paradigma del mastuercismo nacional con el que no puedo identificarme : tranquilo, el mando a distancia tiene un botón off que uso muy a menudo ).
Una confesión : a medida que estoy escribiendo, compruebo ( milagros de las emisoras de radio por internet ) que los merengues han empatado. Casi deseaba que ganasen. Porque quiero que lo hagan bién, formidable, y tenga más mérito ganarles otra vez.
Otro defecto, sí . Me gusta, junto a las músicas más extrañas, los libros más inencontrables, las series más poco divertidas, algo tan prosaico como el fútbol. Como el Barça, para ser ( no hacía falta, I suppose ) más concretos.
Casi adiós por hoy : dí otra amistad de baja en FB ( en la vida tienes que tener, a cierta edad, más cosas que el Farmville ).
Buenas noches, contento de volver y contento de ser echado de menos. De manera completamente heterosexual, eso sí. Ya nos conocemos.

2 comentaris:

  1. Ah! x cierto ayer por fin me decidí a ver Inglorious bastards.. y sí; me gustó pero no me convenció del todo..lo único y memorable es la gran matanza nazi que estaba desando ver, lástima que no sucediera en la realidad! pero aún así no es de las maestras de Tarantino. De todas formas pasé un rato divertido viendo nazis quemados jajaj
    Un beso! Se despide Mdmelle

    ResponElimina
  2. No me pegues. ¡NO HE VISTO DOGVILLE!.
    Si mi videoclub está a la altura, pronto quedará solucinado.
    Por lo que respecta a American Beauty, debería ser materia obligada para los mayores de 40. Cuando vi Revolutionary Road (sin saber director) tuve un dejà vu, hasta que me di cuenta de que era una American Beauty light. O sea el mismo Mendes pero con menos facultades, y eso que me gustó.
    Un detalle, lo del Dawkins te lo puse entre otras cosas porque en un libro suyo (el espejismo de dios), del cual sólo la mitad vale realmente la pena, tiene algún capítulo con citas de la biblia referidas especialmente a las mujeres, y que dudo que la inmensa mayoría de creyentes (as) se haya leido.
    Cogí la de mi hijo (va a un cole que empieza con Sagrat...) para comprobarlo y las citas son rigurosamente ciertas.
    Ahora Stephen Hawking pone más leña al fuego.
    En fin, hasta luego, que me quedo enganchado y todavía no he leído tus entradas más actuales..
    Saludos,
    Starsky, aunque ya voy tirando a Yul Brynner

    ResponElimina

Segueix a @francescbon