dimecres, 27 de març de 2013

EL POZO Y EL CUBO

Me digo a mí mismo: para eso tienes un blog. Para escribir lo que te plazca y no dar ni pedir explicaciones. Mientras Horacio escarba laboriosamente en las intenciones artísticas y la necesidad del público para comple(men)tarlas o no, yo me encuentro a mí mismo en una curiosa tesitura. No es sencillo describirla: un nerviosismo expectante, una fascinación por Space is only noise, estupendo disco de hace un par de años de Nicolas Jaar, unas ganas de escribir que superan hasta la frustración que se apodera de uno cuando, zas, tenía atrapada una imagen o una frase y no consigue retenerla. Pero es una frustración no determinante: la supero esperando que, tras la primera frase kapuscinskiana, las otras sigan su estela. Así que disfrutaré de ese placer inocuo: dejar que las manos vayan por el teclado. Como casi siempre. Sin ayudas míticas, sin empujones químicos. Hablando de la nada me veo capaz de comprenderlo todo. Pues Horacio, en lo que a mi concierne, estoy seguro de que hay más degenerados de esos que visitan cementerios de noche, en solitario, que lectores de algunos de mis escritos. De hecho, aún hay posts de los cuales la cruel estadistica de Blogger me muestra un triste cero, como si ni yo mismo hubiera entrado en su habitación a ver si dormian o habian muerto. Así que mis escritos (esperaría unos decenios para llamarles arte) son obras cerradas y acabadas hasta sin público. Y que alguien se atreva a negarlo.

8 comentaris:

  1. Jo mateix ho neg. Que a vegades ningu comenti no vol dir que no sigui llegit.
    Dit desde la pròpia experiència.
    Salut i bona lletra.

    ResponElimina
    Respostes
    1. No, no, no em queixava de comentaris ni de lectures (aquest cop). Només comentava sobre la condició de obra acabada: aquí queda encara que no es llegeixi. Gràcies de totes maneres!

      Elimina
  2. Eso mismo iba a decir yo pero nanis kru se me adelantó. Yo misma te leo mucho y comento poco. Ana

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias Ana: no estaba de pataleo esta vez. Simplemente entablamos con Horacio una micro-polémica sobre la obra acabada o no en función de su público o lector. Y yo quería decir que me daba un tanto igual. El texto, porque es exagerado decirle obra, ahí queda, para lo que cada uno quiera.

      Elimina
  3. No, no creas que lo percibí como un pataleo, en absoluto, lo percibí como una reflexión que supongo que es lo que en realidad es es. Pero yo que soy muy pesada te repito que te leo mucho y que me gusta lo que explicas.Ana.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bueno. Es que a veces SI he usado posts para patalear. Sería de un cinismo enorme pero de una sinceridad tan descabellada como incuestionable etiquetar esas entradas. Un blogamiguete, Mr. Blue, usa el oficialmente distinguido como sistema de etiquetas más enloquecido del universo.
      Si tuviera la paciencia de volver a leer todo lo que he escrito lo haría: pondría "Francesc se hace el interesante" en algunas entradas, y la gente contestaría cosas. Al día siguiente abandonaría el blog en un ataque de vergüenza ajena, por eso.

      Elimina
  4. Yo también me leo todas las entradas (al menos desde que he descubierto el blog) aunque no las comente todas. Soy testigo ocular.

    ResponElimina
    Respostes
    1. (Insisto en que era una mera disquisición resignada). El hecho de que haya entradas no leídas me ofrece la posibilidad de editarlas mínimamente y publicarlas como nuevas el día que estoy medio adormecido.

      Elimina

Segueix a @francescbon