dilluns, 3 de desembre de 2012

DICTADO CATODICO


Me intranquiliza algo que estoy leyendo en un excelente ensayo de David Foster Wallace. Primero, acabo de descubrir que si escribo todo el nombre, así, todo se toma más en serio: es el puto título nobiliario de los nombres. Pues todavía no he acabado de saber de seguro si los americanos, los ingleses, los italianos y los franceses tienen dos apellidos o tiran con uno y ya hacemos. Jopelines, que me dejo lo que me intranquiliza.
Ya en los 90 dice D.F.W. que el consumo televisivo por día y adulto en los USA era de seis horas.  Dice que es la actividad a que se dedica más tiempo conscientemente. Lo cual viene a decir que dormimos y trabajamos inconscientes. Toma leche en la cara del sistema. Joder, tío, llámame la próxima vez que quieras suicidarte. Te enseñaré la foto de Scarlett de mi último post y te convenzo, seguro, para que no lo hagas. Pero llámame, cabrón.

3 comentaris:

  1. Amanos a David. Y también me embarga la desazón de no haber estado ahí antes de que se suicidara. Mierda. Selene, otra vez dando por culo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Debo darle fuerte a la lectura de estos libros, aunque sea una experiencia agotadora.

      Elimina
    2. L'autor ha eliminat aquest comentari.

      Elimina

Segueix a @francescbon