dissabte, 29 de desembre de 2012

DÉJALO YA, JODER

Desde Franzen que no arremeto con work in progress sobre un libro. Peor: los libros de Franzen eran opus de 700 páginas que acaparaban una semana de febril lectura. Pues bien; Foster Wallace supera eso con menos de 400. Lo supera porque sus escritos (escrito es la palabra que mejor los define, tras descartar artículo por vaguedad y ensayo por pretensiones) son a veces tan desbordantes y ambiciosos que tienes que tomarte un descanso y seguir otro día. Ahora estoy más o menos en la mitad del libro. De hecho estoy en la página 50 de un artículo -coño, escrito- de más de 70 páginas sobre una película (Lost Highway) de David Lynch, sin atisbo de agotamiento, sin repetición de un solo concepto, sin peloteo innecesario (le ha zurrado de lo lindo a las obras más endebles). David Foster Wallace es (joder, mierda, era) otro de esos dioses inverosímiles cuya lectura entusiasma al lector de manera proporcional a que frustra al escritor escondido que pueda morar en el lector: o sea, ves su desopilante talento, y te quedas boquiabierto sin saber qué hacer, aunque valoras opciones. La mía de hoy sería apuntar en una libreta todas las palabras que Foster Wallace usa (o sea, que su fantástico traductor hace equivaler al español) e intentar emborronar mis escritos con algunas de ellas, a ver si así. 
Eso es una enfermedad, o un indicio. Es como si estuviera en la cola del supermercado y alguien detrás de mí empezara a apreciar un incipiente tambaleo en mi cabeza. Como si me siguiera hasta casa y se decidiera a fotocopiar un escrito y dejarlo en todos los buzones de la escalera: visite un médico que está a tiempo. No lo dude. 
Por hoy ya es bastante: traduzco todo mañana.

8 comentaris:

  1. Respostes
    1. Bueno. un poco tramposo: antes metía los tres temas en un solo post y ya estaba. Hoy he querido llenar estadísticas para completar mi dispersión.

      Elimina
  2. Amb lo de la filologia i etimologia em quedo fascinat o sigui que t´entenc . Lo meu no pasa de esser inquietut i lo teu si creus que es malaltia dons...desde el psiquiatric també pots escriure . Si no mira al Leopoldo panero.

    Ah : enganxat malaltisamnet estic a Boardwalk Empire ( a punt dá cabar amb la segona temporada ) .

    Molt bon any de lectures i demés malalties !!! salut i una forta abraçada.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Foster Wallace es un escàndol absolut. Boardwalk Empire: ha, el Nucky Thompson es tota una troballa, el Steve Buscemi dels collons es un actoràs. Bon any, igualment!

      Elimina
  3. Es cierto, David nos escandaliza. A mí me cambió para siempre. Ahora, luego de haber leído casi toda su bibliografía de golpe, libro tras libro de modo febril, cada vez que escribo algo, cualquier cosa, se me aparece la voz de Wallace que opina en mi cabeza. Escribo para él, me cuestiona, me critica y se ríe mucho y me manda a la mierda. He adoptado un fantasma! feliz año, Francesc, un abrazo. Selene

    ResponElimina
    Respostes
    1. Eso empieza a pasarme a mi. Intento hacer un cálculo de cómo y cuánto influye el hecho de que el tío se quitara la vida. Feliz año !

      Elimina
  4. Es un pendiente que voy a leer en cualquier momento. Me tienta enormemente.

    Por otra parte, leí Plataforma de Houellebecq... Por dios, hacía tiempo que no leía un libro que me partiera la cabeza de la manera en que este muchacho lo hizo. Sencillamente brillante. Una puta maravilla de libro. Un genio del estudio de las relaciones en todos los sentidos.

    Gracias, Francesc por haberme hecho leer a ese monstruo. No hay nada que me guste más que el realismo literario.

    Abrazo hermano!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Comentarios como el tuyo justifican mi blog, amigo. Sí: Plataforma es uno de esos libros que echas de menos nada más acabar, que te hace lanzarte a partir de momento a comparar a otros con él. Houellebecq ha estado muy cerca en El mapa y el territorio, por cierto.

      Elimina

Segueix a @francescbon