dissabte, 10 de novembre de 2012

SALVEN NUESTRAS ALMAS

Como he podido regresar al hipotéticamente confortable sistema de programar algunas entradas con antelación, sé que este texto saldrá, seguramente, el viernes 9 o el sábado 10. Lo cual me permitirá repasarlo un par de veces y ver si ese par o tres de días que pasen se llevan a algún sitio ignoto parte de su significado.
Barack Obama ha sido reelegido presidente de los Estados Unidos, merced a ese curioso sistema electoral. Y el tal Romney queda condenado a pegarse otro trastazo en cuatro años o a pasar al olvido de los perdedores. Como yo no tenía blog cuando fue elegido por primera vez, os diré que la repercusión de su primera elección hoy me parece ridícula. Ridícula su desproporcionada repercusión y ridícula la parafernalia que los medios organizaron con motivo de su elección. Al fin y al cabo, todo producto del estúpido sentimiento de superioridad de la raza blanca y del mundo occidental. Que hizo que se relacionara el acceso a la presidencia de los Estados Unidos de un varón de procedencia afroamericana con una especie de revolución que debía redundar en un cambio absoluto de los valores. Pues toma ya. Ni Obama ha podido cambiar tantas cosas ni era justo esperar que un político sea muy diferente que otros simplemente por el color de su piel. A pesar de lo cual los líderes del mundo seguirán corriendo a que les reciba, a que les dé la mano y muestre su fotogénica sonrisa hacia cámara.
A pesar de lo cual yo sigo recordando que mencionó, en discursos, o entre sus gustos, dos enormes series como son The Wire y Entourage. Mejor: habló de Omar Little. ¿Le hace mejor el tener buen gusto para la televisión?. Nah. Patxi López, defenestradísimo lehendakari, tenía un aceptable gusto musical, y así le ha ido. A la gente le da igual que veas Aída y oigas a David Bisbal. No es por donde valorarán a un político. Puede que hasta piensen que si ves demasiada TV no trabajas lo debidamente a fondo para los que te han votado.
Dos hechos. La vicepresidenta del gobierno español, repulsiva Soraya Saenz de Santamaría, intenta convencer a líderes de Iberoamérica para que la respalden en su oposición al proceso de independencia de Catalunya. Los que estáis ahí y leéis esto: ni puto caso, miente, engaña, disfraza las cosas y, lo que es peor, intenta evitar que millones de personas sean libres de decidir sobre su futuro. Mala pájara, la tipa ésta.
Lo otro: por mucho que ahora va a hacer por disimularlo, Artur Mas se parece más a Romney que a Obama. Decir eso no significa que apoye a los que lo atacan como pretexto para atacarnos a los catalanes. El juego es más complejo: muchos catalanes no queremos la independencia al estilo que Mas la está planificando. La queremos de otra manera, muy diferente, más justa y más social, pero de momento dejaremos que el tipo se inmole y se pueda hacer un busto a medida para enseñarle a los nietos; parece que es lo que viene queriendo de toda la vida. Démosle ese gusto y después hagamos lo que nos salga de los cojones.

16 comentaris:

  1. Compartesc . La llibertat no arribara mesianicamnet ans amb l´anarquia.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Començo a pensar que l'opció de l'anarquia és la millor en front d'una realitat dissenyada a gust dels poderosos.

      Elimina
  2. Ni idea de nada, lo normal, pero hoy ni idea de nada de nada.Una vez, de joven, cuando era más tonto que ahora, recuerdo que esperaba a un ligue en la estación de Sans, y mi duda era si 'sortida' era entrada o salida, pues había quedado en la ocho y la churri se retrasaba. No pregunté, y me comí casi una hora de retraso hasta que me encontró ella a mí. Ahora, Francesc, cuando llego casi me da un pampurrio, es uno de los minutos de mi vida. Y tal.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Alex: no seas tendencioso, si ha había entrada, sortida sólo podía ser salida. No está nada bien culpar a los idiomas de las naciones de los desengaños amorosos. Nada bien. Supongo que te casaste con la chica, al menos, me gustan las películas con final feliz. Me da pereza buscar lo que es un pampurrio, he de escribir en el blog para cubrir mi cupo.

      Elimina
    2. Francesc: compruebo horrorizado que la paja no le deja ver el bosque. ¿Era así? Ya te digo que hoy estoy un poco tonto, lo normal, lo confesaba al principio, nada que me extrañe, soy un poco tonto, justo es reconocerlo. A mi los idiomas de las nacienes me encantan, son chulos, ahora, si le molesta que en mi primera visita a Barcelona ya me llevara a la chica, pues dígalo, cojons, soy más guapo que usted, asúmalo (nótese el cambio de trato), si hubiera un campeonato de naciones, allí en el cantábrico campea el ganador: guapos, nobles y con traje. Y pampurrio es de lo mas coloquial, ostia ya, se usa mucho en Bizkaia, en la zona noble, en Getxo, sobre todo, se puede traducir por infarto, en su acepción más festiva, espere, que le doy un lápiz. Por cierto, censúreme si quiere, le voy a dar la oportunidad: su blog no lo escribe Francesc, sino Bon.

      Elimina
    3. De todas maneras pronto las estaciones de tren en Catalunya sólo van a tener salidas. Si lo dice Rajoy, debe ser cierto, aunque no se ponga mantilla. Pero es que no encontró una mantilla adecuada, oye. Se le enganchaba con los pelos de la barba. Cuestión de electricidad estética. Si, he dicho estética.

      Elimina
  3. Pues me he puesto a ver Homeland, que debe de estar bien, cuentas, y luego tengo por aquí el libro 86 cuentos de Quim Monzó. Así que me espera una noche agradable, supongo, y he pensado que, mientras carga la serie, estaría bien molestate un poco más, darte trabajo, siquiera el de apretar un botón y ordenar al robot generador de captchas -vaya, yo siempre creí que era el número de tu portal y las letras, un duplex, ya que hay varias-, ordenar al robot, digo, que apruebe mi comentario. Siento no poder opinar hoy sobre tu magnífica entrada, ya te dije en la primera frase de mi primer comentario que hoy no tengo ni idea de nada, una frase que vuelta a leer parece que lo que dice es que el que no tiene ni idea de nada eres tu, y para nada, Francesc lo sabe todo, y, por si renquea en algo, ya está Bon.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Homeland es un entretenimiento de primera clase. O sea, hay que tomarlo así. Es la serie que debería acabar dignamente: uno lo desea pero no lo desea.

      Elimina
  4. Jajjajajaaja

    Al menys no tenim el cervell adormit , sigui per a dir genialitats o collonades .

    Amb aquesta mandra el senyor del nord no crec que ho tradueixi encara sigui amb el gooble. I fi ...per si acas . jajajaja

    ResponElimina
    Respostes
    1. Heyy. Cuidado Alex (en copia) el idioma hablado en Menorca (que Nanis Kru es libre de definir como le guste, pero fíjate que nos entendemos) tiene sus particularidades que pueden provocar un colapso en Google Translator.

      Elimina
  5. Ja ho diu Pons, dic Bom, no s'ha de estar quiet.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Por cierto: si me dices como se pone en Euskera, ahí arriba le hará compañía a los otros.
      I tant.

      Elimina
  6. Noski baietz. Erderaz: No hay que estar quieto. Euskaraz: Ez da geldirik egon behar.

    Yo lo diría así, como por ahí depende de la zona de juego.

    De Nanis Kru me quedé, sobre todo, con 'collonades', gilipolleces, creo, ese soy yo, 'genialitats' me queda grande. Me gustó su blog.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Collonades es una palabra excelente, casi intraducible, pues gilipolleces es un punto en exceso despectiva. Collonades tiene un grado menos; es más sutil, más no vengas con tonterías, pero de más buen rollo. Gracias por el apoyo lingüístico: ahí arriba está.

      Elimina
    2. Al final no importa tant la llengua si hi ha voluntat de cercar paraules en l´enteniment. Salut.

      Elimina
    3. Sí, senyor: aquí ens hem d'entendre, sense caure en el bonrotllisme anestesiant.

      Elimina

Segueix a @francescbon