dimecres, 28 de novembre de 2012

OBVIO

Es un frío gris y plomizo el que me pilla leyendo historias reales de polacos en Angola e inventadas de alemanes en México. El mismo que me atrapa otra vez incumpliendo advertencias, que no borraré para aprender tristemente de la experiencia.
El frío viene sin avisar, tal como, por ejemplo, se van las mayorías absolutas, porque en muchas cosas de la vida forzar las cosas suele acabar en romperlas. Luego con los añicos no hay quien haga nada. Siempre faltan piezas, y los adhesivos nunca funcionan como en los anuncios. Siempre hay alguna pieza que no encaja o que no se encuentra, siempre el adhesivo se acaba pegando a los dedos y uno se enfada y se ofusca. Se da cuenta de que el objeto no será el mismo. Entonces suelen perderse los nervios, y no siempre hay terrazas donde salir y respirar profundamente. No cualquier terraza sirve para eso.

2 comentaris:

  1. El fred ha arribat i el gris qüasi sempre es permanent.I mai es el mateix ...sortir abans de trencar, alenar quan els nirvis es l éstat comú.
    Potser aquest espais ens seveixen un poc.
    Salut.

    ResponElimina
    Respostes
    1. No sé perqué m'extranyo. El fred sempre es planta a BCN cap a la última setmana de novembre, de trompada i sense avisar.

      Elimina

Segueix a @francescbon