diumenge, 14 d’octubre de 2012

ERASMUS

Queridos señores de la Unión Europea: les escribo sumido en una honda preocupación. Ya hace días que leo noticias que han alterado mi existencia sobre el futuro del programa de becas Erasmus. Antes debo confesarles que no tengo ni hijos ni nietos en edades de poder optar a una de estas becas. Por fortuna, mis hijos son ya mayores y los tengo colocados, mis nietos son apenas niños pequeños a los que la Universidad aún les queda muy lejos, y váyase a saber lo que el tiempo habrá cambiado para aquel entonces. Pero debo confesarles lo que alegra mi espíritu toda esa gente de otras tierras que anima el barrio. Lo llena también, mi pecho está henchido del orgullo de pertenecer a esta comunidad europea que, a pesar de las dificultades y de los difíciles tiempos que nos ha tocado vivir, nos ofrece esa oportunidad de convivir con juventud de todas partes del continente, con perfectos ejemplares de nuestra especie, con chicos y chicas en la flor de la vida, frutos del progreso, la buena alimentación, no la cantidad, también la calidad, las visitas a dentistas y dietistas y dermatólogos. Toda esa salud y ese buen ambiente se transparenta en sus miradas y en su andar: en sus poses relajadas en las terrazas de los bares.
No puedo renunciar a eso, pues a mi avanzada edad no sé cómo ni cuándo volver a tener tanta alegría.
Porque estoy en la cola del supermercado y los veo, veinteañeros que me miran con pose despreocupada ante el hecho de vestir con escasos ropajes: carros llenos de pizzas en cajas de cartón, enormes montones de sopas de sobre y comida precocinada, que reposan sobre botellas de ginebra y algunos refrescos: montones de latas de cervezas, bolsas de chips, y esas cajas de condones, que, descuidadamente, dejan a la vista: a mi vista, sí, a la mía, para que yo vea sus sonrisas cómplices y elucubre sobre esas fiestas y esas noches y esos cuerpos jóvenes, elásticos y rebosantes de salud que, seguro, echaré de menos.

2 comentaris:

  1. Sempre podrem formar malhumorats sense fronteres.

    Vegent certs especimens de jovent , al igual que adults, veig que això no és sinonim de salut ans ben bé el contrari.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Suposo que has notat que, de tant en tant, s'escapa alguna cosa de ficció distorsionada o no, com es el cas.

      Elimina

Segueix a @francescbon