dimarts, 22 de maig de 2012

OBSERVANDO EL DECALOGO

Mis padres no se obstinaron en exceso pues debieron ver que no iba a ser difícil. Me gustaría que no quedara tan sobreentendido pues soy consciente de que, a veces, es mejor ser algo canalla. Pero no. Soy buen chico. Bueno, soy buen hombre. Así que hago caso a los consejos de quien se comporta con una amistad desinteresada. Por ejemplo, los decálogos que leo por ahí, con los cuales acabo teniendo más encuentros que desencuentros. Por contra, como dos horas en el parque (aviso a los pusilánimes: ya no he puesto dos estúpidas horas) son mucho rato, la precaución que tomo es: llevar dos libros, y que ninguno sea de DeLillo. Con lo que opto por el menos dificil, y tiro adelante. No será tan complicado. Además: llevo varias reseñas cayendo rendido a los pies de varios libros (Amat, Binet, Bazell, Tower, Pollock) y ya va siendo hora de bajar de las nubes. 

Psé.
Se deja leer.

Es suficiente?. Un escritor fallecido recientemente y sus herederos, o su editos, que tiran de sus borradores, o del disco duro del PC o, igual, de un manuscrito celosamente resguardado con instrucciones escritas de "ésta es la definitiva". De hecho, ya intenté con Dibujos animados, toqué en hueso. Y Félix Romeo cuenta (como la Nothomb) con la ventaja de que, a ciento y pico páginas porlibro(en paso de letra 11 para arriba), hacerse una semblanza de su obra es sumamente más sencillo que, por ejemplo, Proust o Balzac. Lo que en este caso, no dice a su favor. Apenas dos horas he empleado de mi vida en opinar tajantemente que hay mucha gente por ahí escribiendo mejores cosas que Romeo y sin una editorial (grande pero maleducada) como Mondadori que les venga a pagar y a editar en bonitos libros con tapa dura. 
Confuso, caótico en su planteamiento, pretendidamente underground, fallidamente urbano. No quiero mostrarme irrespetuoso hacia un escritor que falleció muy prematuramente (sobre los 45 años). Pero no le veo el sentido a ninguno de sus libros. Genero policíaco pero no, iba a ser una especie de denuncia social pero espera, mejor tampoco. Una hora escasa para pasar de los dos tercios de libro, digo, Francesc, va, termina a ver si tiene sentido, o no. Ni despejo la duda. Sí, hay una especie de trama, como una especie de autoinculpación, como una lúgubre historia de una mala mujer y que si la cabra tira al monte. Kafka, quizás, Camus, probablemente, Sábato, una sombra tenue pero precisa. Mucha cosa flotando en el aire, no solo el polen de los árboles: también la volatilidad de este libro. Yo no me levanto a correr tras ella. Es hacer el ridículo.

6 comentaris:

  1. la verdad es que a veces da un poco de miedo ser leído por ti...
    hay un viento aquí en Montbau, que se vuelan hasta los jabatos de la esquina...
    buenas noches !

    ResponElimina
    Respostes
    1. No hombre. Este libro es un despropósito.

      Elimina
  2. Jaja, concuerdo con Germán. Qué dureza pa criticar. Y está bien, más que bien eso.
    Cuántos autores publicados que no merecen un libro eh? De seguro hay muchos. Ahora mismo estoy viendo uno que tengo una biblioteca de mi madre que se llama Nadie me cree, de una tal Molly Katz. Lo miré un día para ver que tal.. me quería matar. Lo peor de todo es que mi madre no sabe cómo llegó semejante pedazo de basura a su casa. Así las cosas!

    Abrazo de gol en la hora! (El domingo mi equipo ganó en la hora, faltaba un minuto. Gol que vale un campeonato. Estamos ahí...)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Si yo fuera un escritor que sale al público con semejante mediocridad, me gustaría saberlo por si hay posibilidad de mejorar (difícil, Romeo ya murió) o de impedir que la gente se sienta engañada. El librito vale 12,90 eur ( o sea, 16 USD) y no se puede cobrar eso y hacer perder el tiempo a la gente con lecturas insustanciales vestidas de trascendencia.
      Y me he olvidado decir que imita a Alessandro Baricco.

      Elimina

Segueix a @francescbon