dijous, 17 de maig de 2012

LO ONIRICO

Habría que calcular cuánta gente en el mundo basa su modo de vida en tomar el pelo a los demás. Nos sorprenderíamos, claro, negativamente.
Yo incluyo particulamente dos "profesiones", en su práctica totalidad (reservaré un tanto por ciento de duda ante la posibilidad de eventuales demandas de abogados bien pagados y de escasos escrúpulos siguiendo instrucciones de poderosas personas ofendidas por tan tajante afirmación): los escritores de libros de autoayuda, y los videntes, tarotistas, adivinos, etc. especialmente esos que proliferan escudados por líneas telefónicas de las de a 1 euro y pico más iva el minuto. Los que te atienden  a través de la frialdad de una línea de pago.

Aún así, qué grandes ayudas constituyen, tanto los unos como los otros, si a uno le atenaza cierta falta de inspiración, y se encuentra, de madrugada, con la siguiente conversación (inexacta, turbia, apedazada en base a recuerdos neblinosos, pero estrictamente real en su forma y fondo). Si a uno le piden las hordas en los balcones, ficción, ficción, ficción!.

Situación : programa de radio privada, se emite entre 1 y 3 de la madrugada, dedicado a cuestiones misteriosas de diversa índole: parapsicología, esoterismo, ocultismo, fenómenos paranormales... todas esas cosas que te fascinan con 20 pero te aburren con 47. Probadlo. No el programa : ver qué pensáis de esas cosas pasada cierta edad.
A partir de una hora invitan a un vidente a que demuestre sus dotes en directo frente a las llamadas del público. Ese día los videntes invitados lo hacen gratis, aunque no pierden ocasión ni para publicitar sus líneas propias (todas de pago o con VISA), ni para derivar a casos particularmente complicados a la privacidad de sus consultas.
La de hoy es una vidente con voz de tener alrededor de los 50 largos. Edad usual en este tipo de especímenes; la sabiduría que otorga la edad. Quién se fiaría de un veinteañero aconsejando sobre la vida a alguien con dos matrimonios a cuestas?.

Le pasan la llamada.

La mujer que llama le da el nombre, del que no me acuerdo. Bueno, a lo mejor no se lo ha dado. Vergüenza me daría si fuera yo.

- ¿Qué quieres consultar?
- Es sobre un perro.
- Díme
- Hace un par de meses que tengo un perro y lo llevo cuidando (no me acuerdo si se lo encontró o se lo dieron). Le tengo muchísimo cariño.
- Bien.
- El caso es que me he divorciado hace cosa de un mes y ahora mi marido pretende quedarse con él.
- Vaya.
- Y a él ni le gustan los perros.
- Bueno, ya sabes que con el tema de los divorcios, la gente hace cosas raras.
- Ya pero si se lo lleva, yo qué hago.
- Cuántos años tienes?
- Cuarenta y dos.
- Pues tendrás que dejar que se lo lleve. Aunque sea de momento, mientras resolvéis las cosas.
- Pero lo hace para fastidiarme, no le gustan los perros.
- Habrás de aceptarlo.
- Temo que le haga daño.
- Entonces cual es tu consulta?
- Cómo acabará el tema?

La vidente le pide algún dato como fecha de nacimiento, o signo del horóscopo. Dios, debería estar más atento. Hace como una pausa dramática pretendiendo estar lanzando algún tipo de consulta, o entrando en trance, o esperando línea con el más allá, donde la han puesto en espera. Qué música tendrá en espera el teléfono del más allá?? la de X files ? no: obvia. Tampoco death metal: jodido lo tendríamos. Supongo que alguna porquería que apeste a new age.

Al cabo de un minuto o así, que la vidente ha provocado que se haga algo largo (a lo mejor es lo que ha tardado en sofocar un ataque de risa tonta), le suelta.

- Bien, ya lo tengo claro: la cosa durará como un mes o así, y pasado un tiempo, el perro volverá contigo.
- ¿Un mes? (con tristeza, decepción, un cierto mohín de desesperación).
- Sí, más o menos.
- ¿Tanto tiempo?
- Bueno. Si dices que no le gustan los perros, es más o menos lo que tardará en devolvértelo una vez ya te haya fastidiado bastante y se harte de tener que cuidarlo.
- ¿Y lo devolverá bien, no le hará daño?
- Por eso no tienes que preocuparte.




13 comentaris:

  1. Casos que se ven, Francesc. Siempre tenemos que aferrarnos de algo. Mira, a mi no me disgustan aquellos "profesionales" más bien me alimentan la imaginacióny provocan buenas carcajadas. Con las obviadades que dicen uno se piensa capaz de engañar de la misma manera. Casciari escribió una entrevista a un adivinador apellido Dámaso, personaje falso, la has leído? Es buena.
    Una profesión que en realidad me provoca asfixia, repulsión, es la abogacía. Me doy el derecho, a veces, de minimizar su campo de acción a "doblar palabras a leyes" para que quepan a su gusto. Su proceder se me hace demasiado semejante a los políticos. Claro, hay excepciones, pero se me hace como un gran chiste todo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sí, carcajadas. Pero te digo que hay gente que les paga buen dinero para que le digan esas tonterías y obviedades sin ningún fundamento.
      Creo que abogados es la profesión de la que más gente conozco, como unos 30 abogados debo conocer mínimo, sin contar gente que lo son pero trabajan de otras cosas, que serán como 10 ó 12 más.
      Mencionaste chiste y abogados, pues me salgo de mi norma y te pongo éste que me gusta particularmente.

      Sabes, los experimentos científicos han dejado de hacerse usando ratas y ahora usan abogados.
      Pues se encontraron con que las ratas había cosas que no estaban dispuestas a hacer.

      Saludos !!

      Elimina
  2. Acá hay un programa en un canal de tv abierta que va o iba (ya no sé si está) sobre la iglesia Pare de sufrir. Pucha che, esa gente hace cosas extrañísimas... La verdad es que cuesta entender como consiguen adeptos con esas técnicas. Pero bueno, aparentemente hay que aferrarse a algo. A muchos le resulta inevitable.

    Tu texto excelente.

    Abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. La iglesia de aquellos brasileños vende una fundita con arena traída directamente, en vuelo sin escalas, de la Tierra Santa, y adivina... funciona!... funciona para nada.
      Habría que aconsejar a Francesc: Páre do Sufrirr, hermano!

      Elimina
    2. En Barcelona también están : Ocupan enormes locales de los que entra y sale poca gente pero la mayoría bastante extraña. Supongo que le sacan el dinero a los pocos incautos que se creen las tonterías que dicen. Aunque el tema no era sobre iglesias y sectas. Más bién sobre pretendidos videntes que simplemente le echan toda la caradura para que la gente se convenza de que tienen algún don.
      Saludos !!

      Elimina
  3. Y, claro que conozco cuanto dinero se gasta en ellos! Es un chiste en sí mismo. Los más pobres o necesitados, son los más creyentes y gastadores. Circulo vicioso, Francesc.
    Hace un año, una tarotista nacional, publicó un libro de superación personal basado en baños de rosas, santos, cartas y etcéteras. Si te dijera que gran oficina para consultas tiene en uno de los edificios más caros, en una de las zonas más cotizadas de la ciudad!
    Já, abogados. Tengo quince primos abogados. Si suelto tu chiste en la próxima reunión familiar podría correr peligro.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bueno; no creo que tus quince primos empezasen sintiéndose muy bién con lo que has escrito... jeje...

      Elimina
    2. Claro, la suerte es que hasta aca no llegan, entonces me mantengo clandestino. No es mentirles es mas como "no preguntan, no respondas".

      Elimina
    3. Mantén la clandestinidad que quince son muchos para enfadarse.

      Elimina
  4. Me gustó mucho el relato. No va a ningún lado... y eso precisamente da en la tecla.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Que os quede claro: es una adaptación casi literal de una conversación auténtica, en catalán. Sólo he puesto cierto orden y ciertos contrapuntos para evitar ser un puro transcriptor.
      Gracias, por eso, igualmente.

      Elimina
  5. Hay gente que cree en cualquier cosa.
    Hace poco conocí a uno que creía en un dios que era al mismo tiempo padre, hijo y el espíritu de los dos. Encima, me contó que se corporizó y que ahí era hijo y padre a la vez y que lo mataron pero no murió, pero resucitó sin haber muerto... en fin, extrañísimo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Va Germán, no exageremos. Cualquier día te da por decir que una mujer casada continuaba vírgen y va y se queda embarazada. Y se monta una historia para que el marido (carpintero que se pega todo el día trabajando) se trague el rollo.

      P.d. todo el día me ha sido imposible disponer de los seis minutos de tranquilidad requeridos para degustar tu performance. Pero no dudes que lo haré.

      Gente que me leéis : id a lo de Germán también, por favor !!

      Elimina

Segueix a @francescbon