dilluns, 19 de desembre de 2011

QUERIDO CONO SUR

En el último párrafo de mi post Como una cursi canción de Alphaville se narraba tal vez demasiado esquemáticamente (no pasaba de las diez líneas) la historia de Hernán Casciari y el blog orsai.es. Esta historia salió en La Contra de LV del pasado miércoles y he conservado la entrevista con este hombre para releerla un par de veces antes de ponerme sobre el tema. Ya dije que LV del miércoles era jugosa, y no sería justo ni aprovechar tema por tema para aportar mi punto de vista, ni ignorarla por completo para hacer peligrosos alardes de imaginación sin sentido. Punks indonesios rapados por autoridades islámicas (que les facilitaban adicionalmente ropas más bonitas que las que llevaban). Quim Monzó diciendo que els bombin a los que no quieren leer. Lucía Extebarría sugiriendo si no es mejor prohibir a nuestros hijos los libros que queramos que lean. Pero lo de Hernán Casciari no puede zanjarse de modo tan breve.
Casciari es oriundo (parece que sólo a los argentinos o a los uruguayos les pegue ser oriundos de los sitios) de Mercedes, Argentina, y reside en Sant Celoni, que, muchos sabréis está a los pies del Montseny. Llama a su pueblo de residencia "la montaña". Habla de la web y de cómo publican una revista sin publicidad de ningún tipo, para la gente que está suscrita, pero que, una vez se venden los ejemplares, pasa a ser de acceso gratuito en la red. Intercala la pequeña historia que hace que viva en Sant Celoni. También la trayectoria de cómo la web empezó siendo un mero blog para que siete (siete!) amigos argentinos leyesen de sus andanzas. Los premios que obtuvo. Que el crecimiento le llevó a publicar en prensa hasta que se hartó de los imperativos de la prensa comercial. Visitar sus colaboraciones en la web (reseñas entusiastas de series, su propio blog que se vuelve otoñal a medida que amigos argentinos afincados en Catalunya van decidiéndose a regresar a Argentina) es un gusto y, para los que escribimos con cierta ilusión neo (o post) adolescente, un estímulo. Buscad por su nombre y trieu i remeneu. Todos conocemos argentinos afincados aquí. Que sabemos que se pasan el día hablando, que se sientan alguna tarde de verano en el parque con su termo y el cacharro ese del mate. Siempre pensamos que son psicoanalistas o de alguna especialidad médica. Que cuesta distinguirlos de los uruguayos, y que unos y otros arquean una ceja en disconformidad si llegas a confundirlos. Quizás pensemos que vinieron por fortuna y ahora vuelven con un chasco bajo el brazo. No todos. Otros vinieron huyendo de esas décadas no tan lejanas donde las dictaduras hicieron daño. Tampoco, otra vez, no todos los argentinos son Andrés Calamaro, no todos son Martina Klein. Nosotros pensamos que nunca pierden su acento, ellos piensan que lo perdieron demasiado. Pocas veces aprenden el catalán, algo habrá que recriminarles. No sé si Hernán Casciari habla o no catalán pues Sant Celoni no es Barcelona. Tampoco atino a interpretar si su obra en internet  (obra, sí: inteligente contestando sospecho que soy periodista, como si de un oficio sobrevenido se tratase), es la de un argentino global desde Catalunya o la de un castellanoparlante catalán hacia Argentina. Todo es mestizo, todo es bastardo, a freír espárragos la sangre azul. Reseñaba libros (volveré a hacerlo; dadme un tiempo), también películas, pero cuesta encontrar alguna que estimule lo suficiente. Las grandes series habidas (para tranquilidad de 6Q), con la excepción de Deadwood, son como una lista cerrada con siete candados. Me da vergüenza colgar más links con canciones anteriores al 1996. O sea que alguna salida, aunque sea transitoria como el área de descanso donde paras a repostar, debía buscar. Reseñar webs y otros blogs?. Claro, cómo no.




2 comentaris:

  1. Bones...
    Potser sigui el moment. Potser es va acostant.
    D'acord que sembla un somni humit. Però és que d'altra banda no trobo cap altre solució que aquesta. Autogestió, producció, talent, creativitat, veus, juntes o soltes, saltant-se l'ordre, donant-li l'esquena, creant un nou mapa, enllà de polítiques i campanyes de màrqueting. O alguna cosa així com que el màrqueting és el missatge. I fer saltar la banca.
    Potser el handicap principal és la xarxa. Massa emissors i dispersió, i el que comentes a vegades, carència de feed back. Una mica, el mal d'aquests temps, del "yo-me-lo-guiso" a l'excés d'individualisme.
    Suposo que acabarem tornant a la tribu.
    Tard o d'hora.

    ResponElimina
  2. Gràcies, Tuli.
    El feedback !! una de les poques paraules angleses que m'agrada sempre usar... potser perquè recordo que la primera vegada que la vaig llegir parlava del tractament de certs solos de guitarra a discos del Neil Young... les demès, brainstorming, benchmarking, trendsetting... no sé. Venia sentint a la ràdio a la Etxebarria, plorosa, i no deixa de ser decepcionant veure como està el panorama. Un es pot adaptar, o intentar fer coses. Depèn de moltes coses i la personalitat també compte, com diu algú a una pel-licula. Jo estic per lo segón, però, el que diem, francstiradors rarament fan un exércit. O poder sí ??

    ResponElimina

Segueix a @francescbon