dijous, 1 de desembre de 2011

NUEVOS MODELOS DE NEGOCIO

"That was then but this is now"

Los ABC fueron un grupo prácticamente unipersonal. Su líder absoluto era Martin Fry, émulo rubio del Bryan Ferry más aburguesado (incluso en el flequillo ladeado), que montó y desmontó la banda a lo largo de décadas, siempre a la búsqueda de igualar su opulenta opera prima : The Lexicon of Love. Disco que se beneficiaba de la clásica fiebre inspiradora de las primeras obras, pero también de una efectista (que hoy parece algo ruidosa) producción cortesía de Trevor Horn. Todos los intentos de Fry fueron vanos. ABC quedará asociado a la memoria de ese disco, al paradigma ochentero del sonrojante clip de The look of love, a la otoñal melancolía de All of my heart, y al virus funkoso de Tears are not enough o, mejor, Poison Arrow. Sí: horripilante la palabra funkoso. Prometo no hacerlo más.
Luego editaron un despistado segundo disco, con portada taurina incluida, Beauty stab, donde se hizo patente su desorientación, sin cúmulo de composiciones, sin Horn produciendo, sin impacto inicial, un desastre absoluto. Editaron más discos, incluído un pequeño amago house en Up. Fry enfermó, la banda se convirtió descaradamente en Fry+otro tío+músicos de quita y pon. 
Languidecieron de la forma más cruel (el progresivo olvido que acaba aniquilando hasta tu escasa importancia inicial) y ahora, imagino, no deben ser más que pasto de recopilaciones de ínfima categoría, de esporádicos rumores de reunificación, o de gira, o de nuevo disco. Fry recuperó la salud, y supongo que cada cierto tiempo debe aparecer en algún programa de la BBC de decidido aire retro.
Y despues de saberme su primer disco de memoria, de su segundo disco sólo soy capaz de retener el ritmo inicial y el interludio de viento de S.O.S., la portada del torero, y el título de su espantoso (no sé a quien querían parecerse endureciendo torpemente su sonido) primer single: Eso era entonces, pero esto es ahora.
Porque es así como me siento hoy: tras la clase en aula abierta ayer, acerca de como escribir un blog para alcanzar mis cotas, hoy me desmorono ante mi franca debilidad. Tener ganas de escribir, pero no saber de qué. Puestos a ser didáctico, podría decirle a algún lector que si quiere asistencia técnica para solventar lo que le impide colgar post, no tiene más que decírmelo. A otros asiduos pedirles disculpas, y al misterioso colectivo de México que (si no se equivoca Google analytics) anda obsesionado con mi post Modelos de negocio, del 9 de junio, decirles que especulo sobre los motivos, que ando especulando y fantaseando y que mi primera hipótesis es que se trate de un colectivo de fans mexicanos de Björk que, crispados por mi incipiente tono crítico hacia ella (confirmado, tras varias semanas aún no encuentro en Biophilia  nada lejanamente cercano a la más mínima inspiración), planean algún tipo de ataque hacia mí. Pero esa es una primera teoría, algo enfermiza y egocéntrica. La clásica que acaba urdiendo alguien cuando, tras quince  minutos frente al teclado, todos ellos aderezados por la más absoluta abulia, y mirando avergonzadamente hacia otro lado, acaba considerando que esto es un post para colgarlo.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon