dimecres, 27 d’abril de 2011

LLUIS LLACH EN UNA LLAVE USB

6Q habló hace unos días sobre marchas, militares o no. Esas piezas musicales ligeramente ramplonas cuya función final podría ser que la gente aplauda a su ritmo (en un grado mínimo de su repercusión), o (en su grado máximo) que tomen las armas y den un golpe de estado. Ahora he pensado que en ese post faltaban algunas canciones casi circenses de Tom Waits o de Pascal Comelade. Canciones que parecen marchas por su ritmo, pero que adolecen marcialidad. Más bién parecen el errático camino de alguien volviendo a casa agarrándose a las farolas.
Pero no he madrugado para hablar de eso.
Me acosté, y me he levantado, oyendo la guerra dialéctica y el cruce de declaraciones entre Mourinho y Pep Guardiola. Sería muy sencillo esperar a ver que pasa esta noche, pero ya no se trata de un resultado. Habrá quien critique que este rincón, sin vocación erudita pero sí algo snob, ceda espacio a lo prosaico. Como el fútbol, mi blog es así.
Gracias a los avances de la ciencia (esos que son una barbaridad según un antiguo dicho), el equipo de música de mi coche reproduce la música que tengo metida en una llave USB. Para evitar previsibilidad, la tengo en modo aleatorio, y, abrumado por el descomunal número de canciones que permiten 16 Gb, opté por poner una carpeta que tenía en mi HDD bajo el nombre varios. Ahí llevo años metiendo toda serie de canciones sueltas que he ido bajando a lo largo de este tiempo, sin ningún criterio, a veces por la curiosidad de oirlas, a veces por peticiones de mi familia, a veces para acceder rápidamente a ellas con un fín determinado. Llevando a mis hijos el otro día, la casualidad hizo que sonara el himno del Barça, que estaba ahí a petición de mi hijo (si eso es el buen o el mal camino que cada uno me juzgue). Los dos se pusieron a cantar a grito pelado, con más tesón que muchas de las canciones que les gustan. Tonto que es uno, me enorgullecí.
Como ayer también me enorgullecí de oir responder a Guardiola. Y hacer mención en su respuesta a estrofas de canciones, en concreto, País petit de Lluïs Llach. Fue un guiño que me fue familiar, que me generó ese sentimiento de cercanía, inversamente proporcional a la lejanía, una lejanía desconfiada y recelosa, que me genera Mourinho y ese poderoso lobby de Florentino Pérez, empresario de éxito y de mucho cuarto pero, como muchos, siempre sospechoso de manipulaciones y de turbios movimientos en aras de sus intereses. Y Pep se defiende, solo (dónde está Rosell, en Qatar ??) de tanto ataque, de tanto ataque por tanto tiempo, nombrando una canción, y apelando a la relación entre las personas, a caer y a levantarse, no una si no muchas veces. Y ya nos veremos en el campo. A lo largo de los últimos años mucha gente ha caído en el fácil recurso de apropiarse del éxito de Pep Guardiola. A muchos de ellos querré verlos si las cosas cambian, o, si he de ejercer de culé de los de siempre, cuando las cosas cambien. Ahora, cuando hoy podría ser, o no, veremos a las 11 de la noche, un punto de inflexión, desde este modesto (qué inmodesto es autocalificarse modesto!!) rincón del universo virtual, voy a defenderle a capa y espada, goleemos o seamos goleados, pues me ha parecido enorme su pequeña respuesta. Igual que me parece enorme su encono en no ser un patán y demostrar, a base de no mostrarlo, que lee de vez en cuando, y asiste a conciertos, y ve cine, por interés, no por mitigar el aburrimiento en las concentraciones. Me ha gustado tanto que, quizás, y a pesar de que ni Llach ha sido mucho un plato de mi gusto (añadido al íntimo recuerdo de malos momentos en que oía algunas de sus canciones) ,quizás repito, decida bajarme País petit, ponerla en la USB de marras, y, sin esperar que la función aleatoria la encuentre, ponerla, subir el volumen, y convertirla en otro himno. Conmigo eso no es nada fácil, vosotros ya lo sabéis.

2 comentaris:

  1. Te me adelantaste...País Petit, Guardiola...y el puto amo blanco.
    Pero me alegro...discrepo contigo a veces, pero hoy estoy de acuerdo en todo.
    Pase lo que pase y como siempre, defenderé a mi Barça...a mi “Petit País” y a todos aquellos que como yo amen sus colores
    Te agradezco lo de la “claridad prístina” me encanto la palabra y su significado...gracias

    ResponElimina
  2. Con Morricone yo ya cumplí en su día (http://closetoyou-6q.blogspot.com/2011/02/agachate-maldito.html). Ahora te toca a ti. Y ya estás tardando.

    Pel que fa al tema d'avui, i després d'un íntim debat on la seva lògica m'induïa a fer-me del RCD Español, on lo normal és perdre i ho portes assumit, de manera que quan guanyes és l'hòstia!, he decidit mantenir "els neguits" uns mesos més pel fet comprovat que m'ajuda a perdre pes, encara que també a quedar-me calb. En fi. Pel que fa a Llach, sóc poc original. Gallinetes a banda, només m'acompanyen sovint Amor particular (t'estimo) i una altra el nom de la qual pren avui una importància subliminal excessiva, fins al punt que a les 22:45 deixi d'agradar-me o passi a ser la meva cançó de capçalera: http://www.youtube.com/watch?v=PPx1fL23jNU
    Vull deixar això del futbol. Em fa dir un munt de ximpleries. Estic acollonit.

    6Q

    ResponElimina

Segueix a @francescbon