dijous, 27 de gener de 2011

ESTA CAMA LO HA VISTO TODO

Si el timing previsto por el poderoso lobby que edita este blog ( y que sepáis que ni bajo tortura puedo revelar los influyentes nombres que hay detrás ) está funcionando, hoy todo el mundo debería haber visto el interesante reportaje sobre la obsolescencia programada que colgué ayer. Eso quiere decir que más de uno ha corroborado ( no creo que sea un descubrimiento, pero corroborado es mejor que descubierto y similar a constatado ) el motivo, el perverso motivo por el cual ciertas cosas que funcionaban perfectamente dejan de hacerlo, y la nube de siniestros intereses que hay detrás. Y no sé a vosotros, pero a mí lo que menos me gusta es darme cuenta, caer de bruces en que están lejos, en el tiempo y en el espacio, los tiempos en que tus cosas te acompañaban en tu ir por la vida. No les cojas cariño, se estropearán y dejarán de ser útiles y pronto les encontrarás nuevos y mejores sustitutos. Y eso hará que el Sistema funcione, lo cual puede que te aporte cierta satisfacción ( que no es otra que la satisfacción del siervo que hace bién el trabajo que le ordena su señor, aunque esa no sea una orden imperativa sino más bién coercitiva.
Por lo cual me resulta fascinante y entrañable esta canción de los Pulp, quizás conceptualmente el mejor grupo de todos los tiempos, pues a partir de la historia de un viejo objeto, una cama, trazan esa especie de agridulce ( si fuera una serie la llamarían dramedy ) viñeta del ciclo de ciertas relaciones humanas hoy. Y no he podido evitar transcribir la traducción de la letra, pues aunque otras traducciones hacen palidecer, no me parece que ésta lo haga. A pesar de una atolondrada carrera en solitario, Jarvis Cocker, te saludo.


y la letra, traducida tal como sale en una web, y no tengo tiempo de ver mucho como es esa traducción, pero lo haré, y tanto que lo haré.

Letra Live Bed Show de Pulp en espańol
Ella no tiene que ir a trabajar, pero ella no quiere quedarse en cama, por que ha pasado de ser algo cómodo a ser otra cosa. Esta cama lo ha visto todo desde el primer momento hasta el final. Los silencios de ahora, y los buenos tiempos del pasado, y sólo costó diez libras en una tienda cerca de la carretera, pero eso fue hace siete años y las cosas eran muy diferentes entonces. No dio mucho descanso al principio, la cabecera golpeando en la noche. Los vecinos no se atrevían a quejarse. Oh, todo iba bien. Ahora no hay necesidad de quejarse porque nunca hace un sonido. Algo hermoso dejó la ciudad y ni siquiera sé su nombre. Ahora, cada noche se juega un juego triste. Llamado pretender que nada va mal. 





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon